Antes de votar... oración a Santa Rita

.

Santa Rita, patrona de los imposibles, según dice mi madre desde que tengo uso de razón, sabe que es verdad, que lo he intentado repetidamente. Y que, llegados a estas alturas, debo admitir mi fracaso. He intentado escribir varias veces, y desde hace ya días, una entrada que había de titularse “Antes de votar” (a secas), y había de ser una reflexión sobre tantas cosas… Ya me conocéis: se me llevan los demonios ante los necios. Ante los que hacen de la política, y por tanto de nuestras vidas, una empresa con que lucrarse, que son tantos… Así que apenas empiezo a recoger datos, me aplasto contra el asfalto del desencanto. Y si hay algo que no quiero es tirar la toalla. Aún no. Me conozco bien, y sé que tiendo a hacerlo. Pero ver a mi alrededor que no clamo sola, que hay tantos, que esto sólo es un desierto porque tontos y necios chillan más… Enarbolar la rabia que nos despiertan me parece mucho más práctico, mucho más decente. Lo que quisiera de verdad es que aunáramos la voz, que recordáramos juntos, que todos a una pudiéramos recordarles a todos esos mansos que van a conseguir que de nuevo venza el PP que hay que pedir mucho más que un enemigo fantasma frente al que hacerse fuerte…

Me siento algo apagada… No sé si es porque me siento derrotada antes de la batalla.

Recuerdo, por ejemplo, que el PSOE, que tampoco es santo de mi devoción, perdió el poder después de la figura de Roldán y el consecuente “váyase, señor González”. Sólo algo después con dos o tres alcaldecillos pepeístas se han superado con creces el robo del criminal y criminalizado de Roldán, pero los medios los obvian, y más en época electoral. Recuerdo que la impunidad con que sigue actuando otro pepeísta ilustre, mister Fabra, cuyas hazañas empalidecerían al mismísimo don Corleone, es motivo para que ese títere que es Rajoy le siga por detrás, por delante o por dentro… (del bolsillo, digo). Recuerdo al consecuente morenazo de sus filas confesando telefónicamente que si se había metido en política era para forrarse. Nadie lo dudaba. Y recuerdo tantas actuaciones retrógradas. Recuerdo cómo vendieron a sus amigos las empresas nacionales para disponer de más y más fuerte cash. Recuerdo tantas cosas que me avergüenzan… Cómo quisiera un esfuerzo rebelde.

Pero me siento apagada. El PP contraatacará con que vascos y catalanes somos enemigos, con que si no están ellos mandando donde sea se rompe España… ¿Acaso no nació rota? ¿De una rotura? (¿debería reclamar a estas alturas Fernando, el que montaba tanto?). Y los españolitos, atentos a sus noticieros censurados (tenemos ahí dos modelos perfectos de censura, el clásico de telemadrid y el recién re-inaugurado de la tele gallega), van a votar para que, en lugar de construir una nueva Europa, no se nos cuartee esta España de pega… En fin.

Ya no convenzo a nadie. No tengo demasiadas fuerzas. Pero casi es mejor no creer que mañana, a eso de las 8 de la tarde, puede cambiar nada. Van a volver. Volverán a golpear. Volverán a saquearnos las arcas. A desproteger a los que no tienen nada. A arrancarnos las lágrimas de rabia. Mientras digan que España va bien, les seguirán creyendo, y vencerán…

.
.

5 comentarios:

Stalker dijo...

Comprendo tu impotencia y frustración. Admito que siento un odio casi irracional, irreprimible, por la derecha y la extrema derecha cerril de este estado. Por desgracia los socialistas abanderan un discurso vacío, IU está de capa caída y los diferentes nacionalismos no me convocan (no creo en patrias ni banderas de ningún tipo).

¿Qué hacer entonces? El dilema es grande, pero también es cierto que si el electorado no se moviliza, los de siempre volverán al poder, a burlarse de todos con su risa socarrona. Y lo malo no es lo de mañana, sino lo que ocurrirá quizá dentro de tres años. Habrá que volver a situarse ante el dilema del voto útil... por mucho que deteste la mera idea del voto útil y esta sociedad que te fuerza, casi, a votar a la contra...

Creo que no hay respuestas, Susana, pero comparto tu inquietud, tu ira y tu temblor. No te rindas.

imaginari dijo...

Pues sí, los de derechas, conservadores, siempre van a votar, esté como esté el patio aprovechándose del desencanto de los otros. No quiero decir que estén ellos y el resto, pero así nos venden la película, al final sólo habrán dos opiniones impuestas, sin ser éstas la cara y la cruz, se va a la simplicidad, a generalizar lo diverso y múltiple de la sociedad, y eso es así, también, en las tribus más primitivas. No tenemos la capacidad para asimilar tanta diversidad, nos aferramos a ideas estables que tengan su contrario excluyendo los contrarios.
En la política, conviven, cómo en el resto de los mundos sociales, los mismos animales-racionales, con sus virtudes y sus defectos, lejos de la generalización quiero pensar que de los cientos de miles de practicantes políticos los hay de buena fe y movidos por ideales de justicia.
Dónde están? mezclados entre el grano, repartidos entre todos los partidos políticos, quiero creer en ello. El ser humano es ambicioso, de poder y de justicia.
Llevaré mi sobre de aire, si pueden, que lean el código de barras que llevo en mi sangre.

Ànims, Susana.

Ramon dijo...

El partido popular ha ganado las elecciones. ¡Viva España!. ¡Viva el Rey!. ¡Viva el caso Gurtel! ¡Vivan los trajes de Camps! ¡Vivan los espías de Madrid! ¡Viva Esperanza! ¡Viva el centralismo jacobino irredento! ¡Viva la Iglesia Católica Apostólica y Romana y sus representantes patrios Rouco y Cañizares!
¡Qué bien sienta la sensatez, Susana, la cordura y la moderación! Yo ya me siento otro. ¡Viva el PP! ¡Viva Aznar!

Susana dijo...

Vuestros mensajes me encantan. Os leo y me dais fuerza. Me dais parte de la vuestra.

Yo hoy... bueno, el caso es que sé que tengo esa rabia, pero no puedo pensarla, no puedo sentirla. Es maravilloso sentirse así, cuando normalmente sucede al revés, que la rabia me hace más complicado acceder a otro tipo de emociones... Estoy en una nube maravillosa en la que las cosas imposibles se alcanzan con la mano. Estoy en un estado naïf de Heidi en sus montañas, y sé que cuando las cosas increíblemente buenas, nobles, generosas de muchas personas se unen cambian mundos, vidas, y hacen posibles los más altos sueños, los sueños no soñados siquiera...

Hoy iré a votar tranquila, con una sonrisa especial, sabiendo que si no es ahora, otro día será, porque tanta energía no puede permanecer escondida por mucho tiempo...

Gracias por vuestra participación. Me uno a vosotros...

Un abrazo

Ramon dijo...

Ai, más razón que una santa! Ya está. No sólo ens las spanish, también en Europa. Todos de derechas y con menos derechos, porque como les de por aprobar leyes de las que se habla recientemente... Pringarán los de siempre, claro. Que se pare Europa enterita que yo me bajo, jeje.