Dos reconocimientos y medio

.

.

Diariamente, y desde primera hora, se abren surcos en mi alma. Las zanjas que abren los distintos mundos recorren mi sombra, desde el meñique asustado hasta la excrecencia parietal tan denodada. Acribillan incisivas las espadas de la vida, me dejan a veces sin aliento, y las entrañas del alma se escapan adustas, y me vacían. Las fisuras que vienen de antiguo forman ya parte de mi alma pentagrama. Y es así como todos los días puede interpretarse fácilmente mi partitura. Las corcheas puntiformes, las semifusas que apenas me rozan, pero también las blancas redondas y sus sostenidos. Me alcanzará tu contrabajo erguido y sabrás mis melodías más oscuras. La carne lacerada sonará en clave de mi, en clave de tú, en clave de sí. Entonces yo, que te he esperado tanto, te reconoceré.


* * *

.
Triangularás con mi pequeña resultada carantoña. Entregarás tus dones por sus arrumacos y ofrecerás impávido hasta tu sonrisa por su alegría. Gritarás a los dioses por sus favores, hasta entonces toscos. Entonces desandarás tu antigua piel piraña y tú, que tanto has desconfiado de sus dádivas y de sus respectivas esferas pegajosas, tú, que tanto dejaste de esperar, nos reconocerás.
.



(Klee; Flor Garduño)

13 comentarios:

Kanela dijo...

Me gusta mucho la imagen de las fisuras que forman un pentagrama y asi se lee la partitura. Y luego lo del reconocimiento en plural (tu reina no?) con las palabras nuevas que dan una imagen tan bonita de paquete indivisible. Es un txto precioso y despues del de ayer sorprende doblemente.

MARIEL MANRIQUE dijo...

Susana querida, un texto en clave. ¿De sol? ¿De si? Puede leerse de tantas maneras y es tan bello por eso. Viste la partitura en Klee y la ves en vos misma, tu propia jornada como una partitura donde se inscribe la música de tu día. Hay alguien en tu casa ante quien hasta los dioses se inclinan o se rinden y ese "alguien" es una santísima trinidad, una criatura múltiple e indivisible, como bien dice Kanela. Y sí, el contraste de esta partitura con tu crónica dominical es notable, porque se ve la mano que escribe como un hecho natural y pasa naturalmente de una clave a otra con una fluidez absoluta. Pero estas son meras palabras, lo tuyo son entregas totales y precisas donde reconocerte íntegra (íntegra en el doble sentido de completa y en el de integridad). Y todo lo que decís está tan vivo. Es como si uno estuviera viéndolo. Este cajón está lleno de tesoros.

imaginari dijo...

indueix a meditar amb una certa tristor. El to de sí menor sempre és malenconiós. A aquest text li escau la sonata de Liszt. Tots ens sentim part d'aquesta auto descripció que fas.

Susana dijo...

Kanela, me alegro de que te haya gustado la imagen fisuras-líneas Probablemente surge de mi amor por la música, y por cómo hay tantos momentos de mi biografía unidos estrechamente a determinadas piezas musicales.

También están ahí las claves, de las que habla Mariel, que adivino que siente la música desde tan adentro que adivina la nota-Klee. El término "tesoros", querida Mariel, en todo caso le pertenece al Cajón en el sentido de lo secreto, a lo que dedicabas tu deliciosa entrada. Porque sí, la entrega, íntegra (con qué poquito se pasa de una palabra a la otra), hasta la médula de mis días... Lees con el alma, Mariel, y tus comentarios siempre me "tocan".

Susana dijo...

Imaginari, creo que es bueno que creas que todos nos podamos reconocer un poco en un texto. A veces nos reconocemos claramente. Otras veces nos trae al mundo consciente lo que no tenemos del todo presente. Puede que haya algo de melancolía, lo curioso es que lo escribí como un texto lleno de esperanza, jeje. Cosas que pasan. Gracias por ponerle banda sonora a la entrada...

Un abrazo

~PakKaramu~ dijo...

Pak Karamu reading and visit your blog

Stalker dijo...

Beleça...

Susana dijo...

PakKamaru, bienvenido a este Cajón. Aunque tengo la ligera intuición de que tienes un buen pre-Texto: el error. No obstante, qué quieres que te diga, ver ondear durante un ratito tu bandera malaya en mi gadget de tráfico del blog, me ha hecho ilusión, como un niño con un caramelito. Así que gracias...

Susana dijo...

Stalker, ese sustantivo tuyo con el que adjetivas la entrada -en portugués, como si llevaras un tiempo leyendo a Lispector-, me ha dejado una sonrisa en el hueco que aloja mi esqueleto.

Gracias por tu generosidad.

rubén m. dijo...

Muy hermoso el texto, "en clave de tú"... Y siempre es un gustazo ver un Klee como éste!

Susana dijo...

Rubén, celebro que te guste este Klee, bastante particular. ¿Quieres saber un secreto? Cuando me fascinó la imagen, hace tiempo ya, la salvé con el nombre "Abrazo", y no he sido capaz de averiguar si fue cosa mía o de él, jiji.

Me ha alegrado verte por aquí, con mi clave de tú incrustada en tus palabras... Un lujo.

Anónimo dijo...

Me alegra que uses a Klee como partitura de tu música, pues es realmente lo que hacía, plasmar la música y la poesía en sus obras.
Quedó incautado como tú de las dunas, de las cuales sacaba la partitura para usar el color que a los cuadros transmitía, uno de los pocos pintores que supo moldear a su antojo el color con pasión, y tu una hermosa mujer que sabes plasmar tu belleza interior y el sentimiento en mi ser.
b_nieves.tkm

Sigues mirando la luna?

Susana dijo...

b_nieves, es una gratísima sorpresa verte por aquí. Dices cosas tan bonitas sobre Klee, sobre la fuerza de su color, que da un cierto apuro que lo unas en una sola frase con mis escritos. Pero me alegra saber que seguimos compartiendo devociones y los lenguajes ocultos que escriben los vientos en las dunas.

(la luna, derramada en la arena; la luna, cubriendo los colores de Klee; manteniendo intacto el espíritu-partitura... nos miramos a los ojos continuamente).

Gracias, de verdad, por aparecer por el Cajón. Un beso enorme