Busquéda con despiste o por qué nos engaña Google

.


Estos días estoy experimentando con un programa de ésos que mide las estadísticas del blog. La verdad, no es que sirva de gran cosa, pero para unos días tiene algo de divertido. Ves las cosas en términos de montañitas, quesitos y porcentajes, y parece como si tuvieras algo importante: un estudio científico o algo de eso. Pues bien, no sé cómo, ni si sabré volver, pero después de tocar algunos botones y abrir algunos links fui a parar a lo que parece una lista de las búsquedas en las que Google ha propuesto el Cajón como de posible interés. El resultado es de lo más dispar: por lo general, hay que decir que Google despista un poco a los pobres buscadores, aunque los hay que, al parecer, ya nacieron despistados. Desde aquí, me siento en la obligación moral de corregir las pistas de Google en aquellos casos más flagrantes.
  • Hay algunas búsquedas que no van del todo desencaminadas. Lamento no poder ofrecer una información más profunda, pero me gusta que entre aquí alguien que ha buscado a mi adorado Vila-Matas. Imagino que se habrá encontrado mi comentario sobre Bartleby y compañía. Querido buscador: sé que esto no da mucho de sí, pero piénsalo bien: si los aficionados al Barça quedan en Canaletas sin tener nada más en común, ¿por qué te ibas a sentir menos cómodo en un blog con el que compartes, como mínimo, un interés por el dios Vila-Matas? Si ellos pueden, nosotros podemos. Sé que debe de haber muchos vila-matianos de más nivel o menos dispersión pero, querido, el entusiasmo también es un valor. Y en eso, no sé yo si hay tantos que me ganen… Hay alguien que busca “textos piratas”. No me imagino qué va buscando en realidad, si el diario íntimo de Barba Azul o El Quijote en versión HTML sin tener que pasar por caja. El caso es que al/la pobre le debe de salir un encendido comentario en contra de las peores artes de la SGAE, que me sale, fíjate tú en las asociaciones de ideas, viendo un clásico sobre la venta del alma al diablo. ¿Qué decir, finalmente, de aquél pobre que entra buscando una definición de lo que significa “pretexto”? Para ese buscador, le daré algún consejo: primero, hay unos cuantos diccionarios en línea la mar de prácticos. Ante la duda, te recomiendo el de la RAE, no diré que sea el mejor, pero sí el más incuestionable porque tiene la ventaja de que, a la vez que define, manda. Ahora, si lo que buscas es algún ejemplo, entonces sí, haces bien entrando aquí. Es más, te diré incluso que, probablemente sin saberlo, has conseguido convertirte tú en un puro pretexto. ¿Qué tal sienta? ¿Notas ya algún efecto? ¡Confío en que no pretextarás algún tipo de prisa para no dejarnos tus impresiones! Pero seguramente el más perjudicado de los que medio aciertan al pasar por aquí es aquel pobre que intenta aprender técnicas nuevas de ese magnífico instrumento de percusión que se llama cajón. Si para que no le salgan modelos de cajoneras acota con la palabra “música” tampoco lo habrá arreglado tan cosa. Pues bien, querido percusionista, aunque espero que consigas aprender a tocar el cajón, que me encanta y casi hipnotiza, confío en que hayas encontrado algún pasaje musical de tu gusto. Si no, a las malas, te puedo sugerir que, si aún no tienes el instrumento en cuestión, con sólo que guardes los calcetines con los pijamas a cuadros, y si sacas el que fuera su recipiente, puedes animarnos considerablemente la lectura con ritmos de lo más variopintos. Puedes considerar tu amor a la música como el perfecto pre-texto para visitarnos, lo mismo que el amable vila-matiano que decidió pasarse por aquí. Y ya que lo tenemos reciente, si haces algo parecido a lo de Ravid con su hang con tu cajón, avisa, que te hacemos hijo pródigo.

  • Lógicamente, hay buscadores mucho más despistados. Por ejemplo, hay algún obsesivo que ha entrado hasta por cuatro veces en el blog con búsquedas del tipo “lamparillas modernas de noche en facilisimo”, “ideas lamparas de noche en facilisimo” y similares. El/la pobre va a parar a una de las Ideas fatales llamada “Una lámpara de pocas luces”, y lo mismo ha considerado que al tener poca luz iba de película en una mesilla de noche. Y resulta que en lugar de encontrarse una explicación de manualidades se ha encontrado un sueño de lo más surrealista. Lo curioso es que aun así, persevere. ¿Tratará de poner a la práctica lo que mi ya de por sí poco iluminado subconsciente alumbra sobre esas lámparas de las que no entiende ni el enchufe? ¿Tendrá previsto montar una tienda que anuncie “lámparas de ensueño” (literalmente)? Por si acaso, conviene que avise desde ya que a mí, tratándose de lámparas, lo único que me parece facilísimo es ir al Ikea y elegir. La culpa es mía, por no poner aquel mensaje tan recurrido de “No lo intenten en sus casas”. En definitiva, querid@ amig@ busca-lámparas, aunque el blog te puede iluminar en no pocos sentidos, me temo que como catálogo de muebles y complementos del hogar es un absoluto desastre. Asimismo, no debes contar con que el post sobre lámparas se vaya renovando: por fortuna, mi inconsciente no recurre con demasiada frecuencia a ese tipo de simbolismos. Si aún no has encontrado aquí una idea facilísima para tu moderna lámpara de noche, debo aconsejarte que desistas.

  • Hay gente que está fatal. Todos lo sabemos. Pero creo que Google no les hace ningún favor. Y si no, que alguien me diga a santo de qué el buscador por antonomasia le sugiere este blog a alguien que busca, así, sin más, “un polvo”. Querido inquieto, es posible que a este blog que me es tan próximo le convenga una limpieza. Una le empieza a coger cariño a las cosas que le van saliendo y las sitúa como testimonio de que sigue existiendo un cajón pre-textual. Hay entradas, sin duda, en las que se acumula el polvo, porque nacieron ya poco pulcras o porque a fuerza de ignorarlas acaban por acumular hasta pelusa. Pero poco más que eso te puede ofrecer el Cajón. En cambio, sí te sugiero que si lo que buscas es “un polvo”, como parece, te dejes de teclados y te lances a eso que acostumbran a llamar “vida real”. Si te conformas con imágenes sugerentes aunque el trabajo lo tengas que hacer tú solo, casi primero sal del blog, por aquello de las manías, y después te aconsejo que entres en el apartado “vídeos” o por lo menos “imágenes”. Verás cómo rápidamente desaparece el Cajón de entre las sugerencias. Pero si ése no estaba muy fino, qué decir del que entra en el blog buscando, nada menos que “donde puedo ver el escote de pilar rahola”. Si el texto permitiera incluir silencios de reflexión, créeme, extraño buscador de escotes, te dedicaría uno mayúsculo. El escote de… ¿la Rahola???? No es que preconice los escotes, pero habiendo modelos, actrices y famosas de tantas categorías, incluidas las que destacan por no necesitar grandes cantidades de ropa, ¿el escote de la Rahola???? Y a ese pobre gravemente enfermo va Google y le sugiere aquella entrada mía sobre los muchachos del FBI con su paranoia hacia la Rahola. Qué quieres, aquí toca otro silencio profundo. Esto no se digiere así como así. Es posible que los mejores escotes de la Rahola los encuentres en la web grandestraumasdelainfancia punto com.

  • ¿Alguien había pensado que ese buscador de escotes se encontraría muy solo en esa web? Me temo que no. Porque hay búsquedas que incluso entiendo menos que la última. Mirad ésta (literalmente, claro): que ip ha tenido el voto fem en la soc dame ejemplos. Esta persona, no sólo piensa en abreviaturas, sino que le habla directamente al ordenador, y no entiende el concepto de las pausas. Pero ese “Dame ejemplos” requiere casi un “por favor”, y le va directo a hacer compañía al de los traumas. ¿Sol@??? ¡Ni hablar! Mirad si no esta búsqueda que reproduzco literalmente: “riya delos tristes vajos locos”. Francamente, el último epíteto le honra. Sólo se me ocurre que sea un revolucionario anti-RAE, de la que hablábamos antes, o que las neuronas le hayan hecho la revolución por su cuenta a los conceptos. Pero ¿qué me decís de Google? ¿¿Por qué rayos le dice a este triste vajo loco con riyas que en el blog del Cajón puede encontrar algo que le interese?? Si por mal que vayan las cosas, yo soy más bien altita… Pero lo que de verdad me ha intimidado, hasta el punto de plantearme cambiar el “cajón” por un “armario-ropero”, es el que ha buscado una peculiar forma de “Fama” o del “Mira quién baila” que pone los pelos de punta: ni más ni menos que “videos de baile de cajon de muerto”. Si a alguien le queda aliento después de esto, ¿podría decirle, por favor, a este malsano buscador que este cajoncito, tan mono él, ni es de muerto ni mucho menos baila? Es más, que a casi ninguno de los lectores habituales se le ha pasado nunca la idea por la cabeza de bailar con ningún ataúd. Ni siquiera aunque llevara una foto del escote de la Rahola pegado. Quizás se nos pueda acusar de tradicionales, pero pongo la mano en el fuego: la mayoría de nosotros preferimos bailar con un@ compañer@ de baile algo más liger@ y un poquiiiiito más viv@. Y esto juro que no es un pre-Texto. Por favor, ponte en manos de profesionales cuanto antes. Si alguien ha bailado alguna vez con un cajón de muertos, es prácticamente seguro que no habrá vídeos públicos que lo demuestren. Y si los hay, aquí preferimos seguir en la bendita ignorancia. Que aún tenemos alguna esperanza sobre el género humano…

.

9 comentarios:

Stalker dijo...

Desternillante lo que busca la gente y cómo así llegan a tu casita.

Me ha dado tanta curiosidad que a lo mejor instalo un chisme de ésos...

Una pregunta curiosa: ¿la editorial Pre-textos tuvo algo que ver con el título de tu blog?

Y otra cosa, ¿qué haces cuando el pre-texto se emancipa de la nebulosa de la pura potencia y emerge como texto? ¿O eso no llega a ocurrir y los textos se quedan tímidos, larvados, en su acogedor limbo pre-textual?

Pre-abrazos, pues

Susana dijo...

Lo de la búsquedas da mucho juego. Ni en mis veladas más fantasiosas habría podido llegar a imaginar lo que conducía a estas mentes extrañas al Cajón, jajaja. En tu caso, me imagino hordas de angloparlantes en busca de una nueva entrega de la serie "Perdidos", pero el resto, puede dar mucho de sí. Si lo pruebas, ya me contarás!

En cuanto a la editorial, tiene que ver pues que me copiaron el nombre. Ejem. Y si no es eso, entonces es que no los tuve en absoluto en cuenta. En todo caso, me parece mucho más honesto que puestos a haber pre-textos lo sean los míos y no los suyos. Es más, si deciden publicarme algo espontáneamente, me ofrezco a cambiar el nombre del blog.

En cuanto a si los pre llegan a evolucionar a textos, pues yo soy partidaria de dejarlos reposar un tiempito, en un cajón real o metafórico, hasta que un buen día los miras sin ojos de madre y puedes darles otra vuelta. Se acercarían entonces más a los textos sin prefijos. ¿Que qué hago? Pues concretamente nada. Jamás los he presentado a ningún lado. Casi nunca se los había dado a leer a nadie. Esto no es más que un experimento en el que, sorprendentemente, me siento muy cómoda. No deja de sorprenderme que, además de los despistados protagonistas de este post, entre gente al Cajón que se detiene, previsiblemente, a leer (aunque hay dibujos muy bonitos, y músicas rompedoras-de-almas que, encima, no impiden seguir leyendo). ¿Y tú, Stalker? ¿Publicas? ¿Presentas textos en algún sitio? ¿Arrancas con frecuencia los prefijos?

Yo también te mando abrazos, aunque sin "pre", que son mis pre-feridos ;o)

Stalker dijo...

Susana:

como te dije, aspiro a hacer la fotosíntesis, a la inutilidad más absoluta. Por eso todo queda en el limbo. Además tengo voluntad transmisora: lo que yo hago no tiene interés, me limito a intentar abrir cauces para lo que hacen otros. Y hay tanto con que anegarse ahí.

Idealmente, mi escritura tiende a la desaparición, al ocultamiento. Si pudiera, me comunicaría con olores, o mejor, con íntimas señales de combustión, huellas que cartografiaran un mapa anímico. Expresión a trazos, en todo caso, que mostrara los surcos fértiles, las fisuras, los huecos, las tachaduras. Insinuar la presencia telúrica del rizoma y sus múltiples conexiones y trasvases.

Como no puedo hacerlo me someto al lastre de la palabra, pero intento no demorarme mucho en ella y utilizarla para cruzar el río de mi perplejidad, saltando de roca-palabra a palabra-roca, sin dejarme atrapar por las corrientes.

Pero el vértigo, siempre.

abrazos pre- post- y en presente presente.

Berto dijo...

Pues a mi me gustan los escotes de la Rahola. Creo que son francamente interesantes. Y son famosos y apreciados, al menos en cataluña.

Susana dijo...

Stalker, querido, es posible que sea exactamente así que nace un poeta, dándole la brillantez de mil otros sentidos al verbo. No será ninguna sorpresa para ti que te diga que escribes, no sólo increíblemente bien, sino regalando aire. Si Ramon, desde su rincón, tiende magníficos y sólidos puentes, tú tejes lo que das con la respiración de lo que muestras. No se llega al otro lado sin un cauce bien hincado. No es mi intención que mis poquísimos lectores vayan a olvidarme por tu blog, pero créeme que se intuye alto y claro el rizoma cuando al apoyarte en las rocas-palabras tú tomas impulso para subirnos más alto. Y una se combustiona mucho más alegremente cuando lleva encima la respiración que los... (puedo?) pre-textualiza. Créeme, la fotosíntesis nos da con qué respirar.

Abrazos desde el ahora y aquí

Susana dijo...

Berto, espero no haberte ofendido. Te aclararé que, aunque heterosexual, hoy catalana, y nunca he oído suspirar a mis a veces incluso demasiado sinceros amigos por el escote de la Rahola. Es más, estoy decidida a hacer una encuesta entre el género masculino a mi alcance para comprobar si soy yo la rarita que jamás había pensado en la Rahola como icono sexual...

Gracias por tu participación. Quién sabe, igual hasta me abres los ojos!

Kanela dijo...

Es increible lo que llega a buscar la gente. El del cajon de los muertos da un yuyu...
Sobre la rahola, no veo porque se tiene que ser catalan para ver si merece la pena o no. Yo diria que no, pero creo que al fin y al cabo si pones una foto hasta puedes hacer una encuesta como la del otro dia.
Muy curiosa la entrada de hoy. Un abrazo

Susana dijo...

Tendré en cuenta tu sugerencia, Kanela. Nunca pensé que este blog pudiera generar debate precisamente sobre un escote. Después de hablar de monarquía, iglesia, tauromaquia, derechas recalcitrantes, aquí estamos opinando sobre el escote de la Rahola. Vivir para ver!

Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Escotes apart, ara ja pots mirar si algú se t'ha connectat des de USA
Petons
XaviG