Rarezas (III)

Las Rarezas las dedico esta vez a dos voces femeninas (ya sabéis: mi perdición musical). Ambas, aunque de formas distintas, son especiales para mí. Y en ambos casos, descubrirlas fue una alegría considerable. Tanto si las conocéis como si no, espero que las disfrutéis tanto como yo.

* Ayo. Los orígenes de Joy Olasunmibo Ogunmakin, el nombre real de Ayo, son un monumento a la multiculturalidad: nacida en Alemania, hija de un nigeriano y una gitana de origen rumano, vivió en Nueva York durante varios años y, finalmente, se afincó en París (al menos, de momento). Probablemente, esta riqueza en sus influencias tenga en buena parte la culpa de un resultado, tanto en su voz como en su composición, muy especial. Ya me contaréis...



* Rachelle Ferrell. Su espectacular voz, aunque no la podemos encontrar en las redes comerciales habituales, es ya un secreto a voces. Aunque desarrolló su voz con el gospel, acostumbra a cantar jazz, en muchas ocasiones acompañada por poco más que su piano, que ella misma toca muy decentemente, y es habitual que cada pieza la versione a su manera. En ocasiones, las modificaciones melódicas parecen expresamente pensadas para conseguir una demostración de su poder vocal: realmente espectacular! Parece que alcanza un umbral que supera las seis octavas! Si queréis quedaros con la boca abierta, podéis buscar una de esas canciones; yo no lo he hecho en esta ocasión porque a veces me parece un poco fría. En cambio, en My funny Valentine creo que construye una pieza única, realmente cálida, en la que, como dice la canción "You make me smile with my heart". Ojalá la disfrutéis como yo.



.

3 comentarios:

imaginari dijo...

La Raquel ja saps que és de les meves preferides. Recomano el disc de la col·lecció Blue Note.

Ramon dijo...

¡¡¡Me quedo con Rachelle!!! Realment molt bona. Em vas passar el disc de femjazz, jeje, i l'escolto força. Ara, permet que dubti d'això que dius de les sis octaves, crec que humanament no és pas possible. Tampoc n'entenc gaire (pa no decir ná), no te pienses... M'encanten aquestes propostes musicals, amb el Goear o el Youtube són tan fàcilment comprobables, no són com un llibre que porta un temps llegir-lo.

Susana dijo...

Vaja, així que tots per la Rachelle i ningú no li ha fet ni cas a l'Ayo, que és menys espectacular però també molt especial. És una complicació això de decidir com aparelles les troballes...
Sobre això de les octaves, d'una altra no m'ho creuria, però de la Rachell sí, Ramon, paraula. Tinc peces en què els sons no semblen humans. Te'n posaria alguna, però el goear porta setmanes amb el upload capat i m'haig de conformar amb el que trobo... Pero queda pendiente.
Gràcies pels comentaris a tots dos.