Feria de abril- fin de fiesta


.

Hoy se cierran las puertas de la feria de abril de Barcelona. No diré que me entusiasme, como la mayor parte de las celebraciones que se encierran, que se acotan, y a la que se acude en tropel para desfigurarse cada uno. Pero tiene su encanto: allá nos es dado ejercer de lo que de andaluz tengamos dentro. Y a mí, aunque no uso faralaes, me encanta prenderme flores en el pelo, dar palmas y, si la manzanilla y el gentío lo propicia, hasta lanzarme con alguna sevillana. Este año no he podido asistir, pero nadie me libra de disfrutar de lo que está considerado como un género menor del flamenco. Así es que he decidido elegir algunas piezas de las que corren por la red y que a mí sí me gustan.

Para el que no conoce el baile, le diré únicamente que es un juego de seducción: de acercamiento, de “roneo”, de ofrecimiento y de muestra de los atributos de feminidad / masculinidad. Las hay de muchas clases, que yo no sé distinguir bien, pero me llaman la atención las llamadas corraleras, que son menos habituales de las ferias, y se reservan cada vez más para los mayores de las casas.

El baile se puede disfrutar enormemente. De la coreografía básica que tiene cada una de las cuatro partes de la sevillana, los bailaores enriquecen los pasos, hacen variaciones, cambian los pases o se recrean en los ya existentes. Es el caso de esta pareja (juraría que la bailaora es Merche Esmeralda), que nos deleitan con una de las formas más bellas que yo haya visto nunca de bailar sevillanas. Espero que las disfrutéis.





Aquí os pongo unas sevillanas, preciosas, cantadas por Camarón y tocadas por Tomatito, y que aparecieron también en la película “Sevillanas” de Carlos Saura.



Y por hoy ya está. Otro día más y mejor.
.

3 comentarios:

Óscar Santos Payán dijo...

Gracias por tu àpoyo. Un abrazo

Anónimo dijo...

Que no me gusten las sevillanas no significa que no sea capaz de apreciar a Camarón. El problema es que no le escucho por ningun lado.

Susana dijo...

Anónimo, gracias por tu aviso. Espero haber solucionado ya el problema y que puedas disfrutar a Camarón.

Óscar, a ti... pues ya sabes dónde encontrarme. Me alegro de haberte podido leer un poquito. Un abrazo enorme.