Rarezas (II)

En esta ocasión, la "Rareza" es un pedacito de escrito de Èlia, la niña más maravillosa del mundo, que con sus once añitos muy bien aprovechados, tiene una sensibilidad que para sí quisieran algunos grandes artistas. Espero que no cambie nunca...
.
Cuando te riñen, cuando te sientes solo, cuando las cosas te van mal… leer es lo mejor que te puede pasar, aislarte de la gente, creer en lo que quieras creer, navegar con piratas, volar con pájaros, hechizar a malvados… (…) En ese momento, en ese instante, tú imaginas que eres el protagonista, e imaginas lo que te pasa y haces un nuevo final, y te das cuenta de que leer te hace libre.

3 comentarios:

Ramon dijo...

Susana, tienes una joyita en casa. Cuidaos mucho la una a la otra, y no cambieis ninguna de las dos. Cómprale Otra vida para Cristina de Marta Rivera de la Cruz, la historia de la educación emocional de una niña huérfana. La historia huye del sentimentalismo y se centra en valorar lo que uno posee respecto a los afectos y en prestigiar el aprendizaje, aunque sea por caminos no canónicos, y la amistad y el afecto.
Un petonàs a la peque, que si tiene esta sensibilidad es porque alguien se la habrá inculcado...

imaginari dijo...

t'ha sortit una competidora literària excessivament madura, ja comença a sentir que la llibertat té forma de pastanaga i penja d'un fil a una canya que portem mossegant.

Susana dijo...

Ramon, tomo buena nota de tu recomendación. Es curioso cómo de casi todo tienes referencias bibliográficas! El libro que recomiendas no estoy segura de si le conviene más a ella o a mí, pero seguro que nos hará servicio. Y sobre si se le inculca la sensibilidad, bueno, se intenta, eso seguro. Pero parece que el terreno es fértil, sí ;o) Gracias!!

Imaginari, no saps com estic d'orgullosa d'aquesta "competidora". La maduresa segurament és relativa, però la sensibilitat, i el voler acollir aquesta petita parcel·la de llibertat que és un llibre és inqüestionable. I quants més "llibertadors" hi haguem en el món, millor per a tothom. Gràcies pel teu comentari, maco!