Ella y su sombra (I)

.

Fotografía: Álex Jiménez.
.

Cuánto detestaba su inhabilidad para la acción. Se creía de mirada asesina y no se atrevía ni a colgarle el teléfono a los teleoperadores de turno. Su fuerza se la habría comido uno de los leones del Congreso un día de rabia política. Maldita insolvencia la de los corajes. Dijo la De Beavouir “yo pongo mi orgullo en todo lo que no hago”, y ella era peor, porque ni tan sólo se le ocurrió nunca una frase tan perentoria, pero la recitaba una y otra vez secretamente, con su aspecto imperdonablemente líquido. De alegría inepta, de corazón incompetente, de amargura timorata.

Su desvarío biográfico encadenó sus pequeñas locuras en una extraña conga sinuosa. Empezó a reír sin grandes motivos. En los últimos veranos, las terrazas se llenaban de sus enormes carcajadas y de sus botellas vacías. Fichó amantes alegremente, como si fuera uno de esos grandes equipos de fútbol durante la pretemporada. Fue en aquella época que, cuando yo sacaba al perro a última hora, podía verla. Normalmente sola. Como a la espera de algo en que acurrucarse. Sus mallas a esas alturas solían tener agujeros, como podía sospecharse de su alma. Se fumaba un canuto tras otro, con la mirada perdida, sólo entreabierta al mundo. Pareciera como si la soledad, la ausencia de posibilidad de risas la enfrentara a un fracaso que se callaba casi siempre. A la vuelta hacia casa, cuando el itinerario habitual me acercaba a ella, solía distinguirle claramente los churretes negros bajo los párpados.

De vez en cuando se la veía vagamente feliz, enredando entre sus piernas unas ajenas. Besando bocas posiblemente llenas de promesas y vacías de verdades. Incluso para ella. A veces, a pesar de los besos, me sostenía la mirada. No era exactamente como un desafío, sino algo parecido a una ostentación de estar a la altura. De haber vencido el corderito despreciable y haberse vuelto un lobo indómito. Como si por fin hubiera decidido que el mundo debía oírla.

.

14 comentarios:

Liquem Nuc dijo...

La acción tiene claroscuros, la contemplación es aburrida. ¿Qué hace el artista: vive o contempla? No estoy seguro que no compartan nombre quien besa y quien pasea al perro. No quiero estarlo, es más interesante. Me gustaría poder ver la foto en alta, adivino una textura muy interesante... Y que sepa que cuando usa un poco de negro, señorita, le queda igual de bien. :o)

Kanela dijo...

Por una vez aunque no tenga sentido del humor me ha encantado. El primer parrafo es de antologia.
Bueno la verdad es que me he reido ya con lo de la mirada asesina que no se atrevia a ser grosera con los teleoperadores pesados. Pero luego, con cosas como "maldita la insolvencia de los corajes" o la descripción última de su forma de ser, como "amargura timorata".
La descripcion es tan potente que para mi casi no tiene importancia que pasara, o cual fue el "desvario biográfico" o si seran una sola persona como dice Liquem Nuc. Bueno, ahora que lo digo si me intriga,pero seguro que no es lo mas importante.
Me ha gustado mucho mucho.

Susana dijo...

Ummm, Liquem, haces una pregunta muy buena, y también complicadísima. Puede que el artista viva con especial intensidad. Puede que sea un gran observador. Vivir mediante su arte (mientras crea una novela o una película, por ejemplo), ¿no sería una forma razonable de vida?

El negro me queda monísimo ;o)

Gracias, Liquem.

Susana dijo...

Gracias, Kanela. Se me coló este personaje por delante y no lo veía muy claro. Me alegro de que te haya gustado. Yo también lo he pasado bien "jugando" con el personaje.

Tu comentario es de un entusiasmo encantador. Te prohíbo que vuelvas a irte de vacaciones! ;o)

Un abrazo.

MARIEL dijo...

Susú, coincido con Kanela en la potencia de la descripción. Es un poema en prosa. Veo el personaje mientras lo leo. No es un personaje. Es una persona que entra en erupción. El pasaje en el que te sostiene la mirada es extraordinariamente perturbador. Besar a uno mientras se mira a otro no es erótico. Es sexual. Tenés tantos registros al escribir, sos tan versátil que siempre siento que deberías abrir "archivos" de futuros libros de relatos. Los cuentos infantiles vampirizados, los asuntos cotidianos puestos bajo el microscopio, la crónica periodística, los retratos inestables de mujeres inestables como esta última. Muchos libros nacen en los blogs y para mí estas pariendo varios, cada día. Espero ansiosa la parte II, cuando quiera venir. Podría citar cada línea que me golpeó, pero serían todas. A veces el guante de seda, a veces el guante de box. Necesito tu escritura. Un abrazo muy apretado.

imaginari dijo...

El mundo, se reduce, a veces, a unos pocos, que son suficientes, comentaristas de pre-textos que te han oído.
El eco autobiogràfico que imagino, puede ser equivovado, pero te va tan bién.

"Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos".

"Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas".

2.600 años de diferencia separan estos dos aforismos.

Ramon dijo...

Sí, Susana y LN, el artista vive con una intensidad especial. Y observa (¿para qué y por qué han de ser opuestos los dos verbos?), pero lo más importante: recuerda luego. Lo dijo Bécquer, también Federico. Dejar pasar el tiempo sin premura. Dijo Rielke: "Ser artista es: no calcular, no contar, sino madurar como el árbol". Y añade luego: "¡La paciencia lo es todo!". Cuando uno tiene paciencia, observa. El caudal de experiencias le viene de antes. El tiempo aporta un depósito de miradas tranquilas, una destilación del recuerdo.
No decir, quiero conocer a la chica que sostenía la mirada, sino decir, ya la conozco.
Thanks Su por presentarnos un trozo de barrio. Emotivo, bellísimo y muy bien escrito.

Anónimo dijo...

Coincideixo amb els que comenten que és un text molt potent, una descripció impactant. Et felicito de tot cor. Xavi.

Susana dijo...

Mariel, me gusta tu perspectiva: amplia, dúctil y poliédrica, como la "biblioteca" entera que estoy escribiendo ;o) Mi componente géminis está presente en lo que me gusta (necesito) escribir y mostrar. En efecto: cosas muy diferentes. Como también soy yo. Que vuestras lecturas me acompañen en cada una de esas muestras es un lujo que nunca hubiera soñado...

Gracias por estar ahí, y animarme tanto siempre. Besos.

Susana dijo...

Imaginari, me encantan los aforismos que rescatas. 2600 años de diferencia y podrían ser unas horas. Es una prueba de que existe la reencarnación, o bien de que en todas las épocas hay grandes estupideces.

Siento (aunque no del todo) decirte que el texto no es autobiográfico. Bueno, como casi siempre, hay algo de mí del personaje que cambió, del personaje que pasea y hasta del perro. Por ahora, el veneno de la vida no se me ha colado en las venas hasta tan adentro. Aunque me es muy fácil imaginarme desde dónde sienten...

Gracias por tu comentario. Siempre enriqueces la perspectiva. Un abrazo.

Susana dijo...

Ramon, las citas son estrictamente perfectas. Me encanta imaginar al artista madurando como el árbol. Esperar. Ver más allá. Recordar, claro. Dar a conocer, después. Mientras se siente intensamente, se puede decir que no hay mera observación, ¿no? También puede decirse que lo es el que lee, el que ve, el que escucha de una forma creativa.

Hace poco leía por ahí una entrevista en que un poeta decía de los lectores de poesía que eran asimismo poetas, en una medida u otra.

Susana y LM te dan las gracias por traernos tu arte y la de ellos, y por ser tan generoso con la que pueda hacer yo. Ambas te desean también un fantástico viaje a Toledo, aunque esperan que tarde o temprano te quedes unos pocos días en Barcelona ;o) Un beso enorme!

Susana dijo...

Xavi, m'ha impressionat el teu comentario. Moltes gràcies!

Blanca Andreu dijo...

Me parece excelentemente escrito

Susana dijo...

Blanca, viniendo de ti, ése es un halago mayúsculo, de veras.

Mil gracias por leer esta pequeña entrada y detenerte a contar que algo en ella te gustó. Me has alegrado el día y no te extrañe si también la semana!

Un abrazo.