Cadáveres para insomnes

.
3.33 am. El perro, creo, me ha despertado de lo que no ha pasado de una siesta nocturna. Ahora, y siempre provisionalmente, no soy súbdita. En cambio, conservo el gesto de inclinar la cabeza.

Estoy vacía.

Trato de leer y es imposible entenderse con nada.
Escribir es en vano. (esto no cuenta, claro)

Me preocupa tener un cajón vacío. Vacío como yo y mi cabeza, y ya somos 3.
Las 3.33 am. ¿A qué hora debió morir cristo?
¿A qué hora resucita tantas noches satanás?

Para llenar el Cajón reviso los juguetes (que pueblan las columnas laterales de los insomnes) llamados gadgets.

No doy crédito: hay miles de cosas de éstas dedicadas a seguir la bolsa, a seguir la economía de uno u otro sitio, a facilitar que mientras alguien te sigue tenga un ojo puesto en sus valores. Como yo con el perro. Mejor: el perro conmigo. Todo tipo de relojes, los de aquí (sea el ‘aquí’ el que sea) y los de Hong Kong, de apellido Nikkei.

El perro ladra a los fantasmas. Seguro que son 3.

Al final encuentro algo divertido: una “máquina” de hacer cadáveres exquisitos. Parece que junta pedazos de obras, automáticamente. Pero yo creo en los secretos de la causalidad. Como esos comentarios que requieren de una palabras casi siempre ininteligibles, pero de pronto sintetizan misteriosamente los conceptos. La güija de blogger.

Confío en que los cadáveres exquisitos nos hablen de lo importante. Ahora, lo he mirado, y habla de sexo.

Así que dentro de mí parece bailar un cronopio, mientras le da patadas a los valores bursátiles, se dice que de nada valen los relojes, salvo a las 3.33, y de su gadgeto-brazo izquierdo penden recuerdos de sexo, en que el vacío tenía funciones constructivas.

Espero que de vez en cuando, quizás en ratos insomnes, lo disfrutéis.
(dedicado a los fantasmas, que esperan de una que se encuentre menos vacía)
.

6 comentarios:

imaginari dijo...

Avui hauria de fer un comentari amb retalls d'altres comentaris anteriors, però seria un cadàver resucitat, així que mejor corramos un tupido velo, aunque sea de fantasma.

ara son les 9,33 am. palabra de honor.

Susana dijo...

Imaginari, juro que publicaba tu comentario a las 10.33 en punto.

El 3 en numerología es un buen número. Un número que me cae bien. Precisa de la comunicación. El 33 es un número maestro, de los que dan de sí, enseñan un camino. Qué bien que nos visite hoy...

Considero que tu invasión por treses ha dado un fruto exquisito, con cadáver o sin él: el resucitado, el velo, con fantasmas de la comunicación... ¡Bienvenidos treses invasores! Y gracias, médium Imaginari, por traernos los que te habitan sin previo aviso.

Besos sin velos...

sin reglas dijo...

cortazar tambien buscaria gadgets a las 3,33.

la hora de los pecados cuando es la madrugada.

el perro ladra por celos, la reina te acapara de dia, quiere su raccion irrenunciable de mimos-atencion.

es la hora puerta en que durante el invierno me suelo ir a dormir (soy muy noctambulo -es la mejor hora para leer- y a estas alturas dormir 6/7 horas me basta.

juntar frases y mezclarlas es divertido, intente hacer (de muy joven)una obra de teatro con trozos de poesias de bertold brecht, y salia bastante bien.

cuando alguien me manda haikus juego a hacer uno nuevo con una linea de cada uno de los que me mandan (y salen genial).

espero que despues del entretenimiento hayas podido disfrutar de otra siesta.

pd: ¿viste la peli "morgan, un caso slinico"? -la primera de vanessa redgrave- en ella el concepto siesta tiene otro sentido.

emeygriega dijo...

Qué texto estupendo. Los fantasmas son muy desobedientes pero no podríamos vivir sin ellos.

MARIEL dijo...

Susú, en los instantes de vacío acuñás tesoros surrealistas como la "güija de Blogger" o la invasión bursátil de las bitácoras o las revelaciones del azar. Si esto es vacío ... Breton te besaría la frente y sus amigos harían fila a las 3.33 am en busca de otras partes para su beso.

Maga que juega a cualquier hora y a cualquier hora le da un sentido, mientras revolotea por la casa Rocamadour ...

Besos insomnes.

Liquem Nuc dijo...

Insmonio maldito, insomnio béndito. Soy un consumidor pasivo (no puede ser de otra manera si es de verdad) de él. Al final a base de no dormir uno aprende de todo, no hay que perder el tiempo... uno aprende hasta llenarse de uno mismo aunque sea a palabras, que tampoco está mal.

Holidays are over.

:os