Verdades en plural

.

.


Las verdades desde cerca

(al teléfono)

- Pero ¿cómo me va a importar a mí si se vuelve a implantar un modelo elitista para el acceso a la universidad, si no me llega el sueldo para comprarle el material de la ESO a la niña?
- No, ni voy a hacer una salida reivindicativa: no me ha dado tiempo a comprar ni la cena, que iba a hacer unos boqueroncitos con su…
- ¿Qué la Espe privatice la sanidad? ¡Pero si estoy esperando las vacaciones para ir a que me miren estos dolores de cabeza! Que igual son los nervios porque…
- Sí, que eso de la crisis afecte a la cultura está fatal, pero ¿tú tenías una amiga que le podía dejar ropa a la niña? Que se l’ha quedado todo pequeño, mecagüenlosestironesdemierda… no, no es que no te haga caso, si es que yo...
- Que sí.
- Pero que se ha puesto mala la tía, y que si puedes hacerme de canguro, que yo te llamaba porque…
- Ah, claro, la manifestación… Pues nada, que ya llamo yo a alguien menos concienciado, ¿vale? Ya me contarás si se consigue algo…
- ¿Los diarios? Ah, es que yo, como me quedo dormida con las noticias de la noche y ya no… Claro, la repercusión mediática.
- No, a la asamblea tampoco, que hace dos meses que no hago los altos y que ahora se ve que tiene alergia y… ¡Que no, coño, que no es que no tenga conciencia, es que no me entero ni de lo que pasa en casa!
- Pues no, que es que m’ha dicho la Mari que a la Vane la vieron con porros y…
- ¿qué mafia ni que ocho cuartos? Si es que la Vane ya sé yo que no le va lo de estudiar…
- ¿Culpa de quién???
- Tú sabes más de esas cosas, pero yo creo que la culpa es de la Vane, que le come la cabeza.
- ¿Qué a quién voy a votar? Pues al que me diga el Manolo, que dice que si España va bien pues que nosotros podremos…
- ¡Qué va! Si la hipoteca nos lo han subido, así que de ordenador ni de internetes nada. Pero eso digo yo que esté el que esté…




Las verdades desde lejos

(Personajes: “Reina”, cuatro años de edad; “LM”, la mother de la cosa.)


- Reina: Mami, ¿puedo hacer X, como haces tú?
- LM: No, cariño, tú no puedes hacer X porque eres pequeña…

(silencio solemne)

- Reina: Mami, ¿sabes que mirados desde el cielo somos todos muy pequeños?


.
.

15 comentarios:

Liquem Nuc dijo...

Me encanta lo de "Que no, coño, que no es que no tenga conciencia, es que no me entero ni de lo que pasa en casa!" Me has hecho reír. Bonito caleidoscopio costumbrista. Congrats!

Stalker dijo...

Cada vez que aparece la reina el imperio de mi decadente lógica cartesiana se tambalea, la sangre se me hace trashumante´y todas las periferias me avasallan. Cuánto aprendo con su lucidez y su ternura.

Renunciar a esta máscara de adulto: el máximo anhelo.

abrazos

Mme.G. Demot dijo...

Son ésos los reinados indicutibles, que no son borbones ni austrias, y mirá qué casualidad, yo tambien me he referido a ellos.

Vivan sus coronas, angelitos.

MARIEL dijo...

La Reina se lo come crudo a Borges (que no me duele tanto) y a Galeano (éste sí, y mucho). Dijo Borges un día "¿qué es esa luz que brilla a lo lejos? ¿una luciérnaga o un imperio que se acaba?" (o algo así, éste era el sentido, quizá era el imperio cartesiano del querido Stalker). Dijo Galeano: "Un hombre subió al Cielo y nos vio a todos desde arriba y dijo: somos un mar, un mar de fueguitos ... fuegos que queman, fuegos bobos, bobos, que arden sin encender y fuegos que encienden, todavía" (o algo así).

Pero la reina lo ha dicho más corto y mejor. La reina solo podía haber nacido de LM.

Besos felices de que esté a tu lado.

Kanela dijo...

Jo que impresion. Laprimera parte es una cadena de no entendimiento (impacto con "llamo a alguien menos concienciado paraque me ayude") y que en el fondo justifica tambien la falta de implicacion con la falta de tiempo de recursos. No es banal la conversacion: desde la droga hasta la referencia a la derecha. Tela.
Pero si vamos a hablarde impresiones,lo de tu reina me ha dejado boquiabierta. Me va a costar recuperarme. Miedo da imaginarla de adolescente. Besos.

Susana dijo...

Gracias, Liquem. Debe de ser la ventaja de haber visto los excesos de uno y otro lado del teléfono, como si se hablara en idiomas distintos, unas cuantas veces. Me ha encantado que lo llamaras caleidoscopio. Me lo quedo, y me lo diré los días en que no aguante el calor o que me contesten manzanas si hablo de naranjas.

Zenks!

Susana dijo...

Bueno, la reina está en fase de hacerse adulta, y no es fácil que aprecie las ventajas de andar por el mundo con menos lógica, menos máscaras y más lucidez instintiva. Supongo que hay que crearla para luego quitársela con todas las consecuencias.

¡Qué bonito tu comentario! Gracias.

P.D. Aunque rozo el analfabetismo en música y literatura, sabes que me lanzo a opinar y sobre todo agradecer en Marienbad. Pero de estos zombies sí que ya me rindo. Aunque he sido espectadora perpleja, en un intento de aprender, de tu última entrada, y me sumerjo con vehemencia en vuestros comentarios. No me atreveré a asomar la patita por esta vez...

Susana dijo...

Mme. Demot, yo también creo que vivir en un reinado así es una delicia, siempre y cuando los reyes no sean conscientes de que llevan una corona. Cuando el mandato es demasiado obvio se vuelve insufrible: estoy muy acostumbrada a verlo, y puede ser de la misma prepotencia que el de los borbones. Es casi una batalla perdida, porque cuanto menos tiempo tienen los padres, más se les compensa con objetos y poder.

Aun así, el único reinado legítimo debe surgir de las energías sabias que a veces nos pueden enseñar. Como dice Stalker, las que nos sacan el cartesianismo de encima. Como tu niño de jersey amarillo, dejándose vibrar sin los límites de la razón.
Hay que ser más niño, más planta, más animal... menos persona.

Besos, querida Mme. Gracias por tu soberana visita.

Susana dijo...

Mme. Demot, yo también creo que vivir en un reinado así es una delicia, siempre y cuando los reyes no sean conscientes de que llevan una corona. Cuando el mandato es demasiado obvio se vuelve insufrible: estoy muy acostumbrada a verlo, y puede ser de la misma prepotencia que el de los borbones. Es casi una batalla perdida, porque cuanto menos tiempo tienen los padres, más se les compensa con objetos y poder.

Aun así, el único reinado legítimo debe surgir de las energías sabias que a veces nos pueden enseñar. Como dice Stalker, las que nos sacan el cartesianismo de encima. Como tu niño de jersey amarillo, dejándose vibrar sin los límites de la razón.
Hay que ser más niño, más planta, más animal... menos persona.

Besos, querida Mme. Gracias por tu soberana visita.

Susana dijo...

Mariel, tus citas son de una contundencia impactante. Me llenan estas horas intempestivas. A veces somos grandes como una luciérnaga... Tus "o algo así", recogidos directamente de algo que interiorizaste porque ya lo tenías dentro, hace que tenga la absoluta certeza de que mereces un gran reinado. LM se confiesa súbdita reverente.

Besos felices de que sigas a nuestro lado, rellenando siempre los huecos que quedan...

Susana dijo...

Kanela, es así: el mundo a veces me parece un diálogo de sordos. Y casi siempre tenemos demasiado cerca las cosas importantes como para verlas con perspectiva. La reina, a sus cuatro años y aún sin contaminar, daba lecciones de verdadero enfoque. Ojalá aprendiera de ella su manera de desproveerse de las circunstancias... Quizás en otra vida.

Gracias por tu comentario!

Stalker dijo...

Querida Susana:

lo de los zombis es una entrada lúdica para sobrellevar mejor el calor.

A mí me pasa que el cajón y el pájaro de China son blogs tan activos que no los puedo seguir con plena asiduidad. De veras: no me da tiempo. Pero leo también todo, aunque el tiempo, ese gran aliado de los zombis, me devore las pestañas ;)

abrazos

Óscar Santos Payán dijo...

Un placer vivitarte y leerte. Un abrazo grande

Susana dijo...

Stalker, entonces misión cumplida, porque los zombies me parecieron de lo más simpáticos. Sobre el tiempo, es que, claro, no hay como estar muerto para que las cosas corran menos prisas.

Por fortuna, nosotros tenemos menos tiempo. Sé que sobrevuelas estos meridianos de vez en cuando, y eso basta para sentir que Marienbad está a la esquina...

Es curioso... tú hablas de blogs activos, y yo me siento mentalmente marmota y poco blog-activa. Ya llegarán los inviernos acogedores y sus mentes diáfanas. Esperemos!!

Un abrazo!

Susana dijo...

Óscar, el placer siempre fue mío, pero después de descubrir que también eres ideológicamente beligerante, me pongo sombrero de copa al entrar tú para poder sacármelo.

Gracias por pasarte. Seguiremos pendientes de tu cálido Infierno. Un abrazo.