Partir ou chegar

.


"Noche de amor". J. González Blanco


Me comporto ante ti como ave migratoria…


“Las aves migratorias recorren miles de kilómetros sin ningún tipo de distracción, después, cuando llegan a la zona en la que el año precedente han puesto su huevo, empiezan a controlar: ¿sigue allí el castaño de Indias de flores blancas? ¿Y el automóvil de color verde? ¿Y la simpática señora que sacudía siempre en la hierba las migas del mantel? Observan todo con precisión, porque durante meses en los desiertos de África esa señora y ese automóvil han permanecido en su mente. Pero el mundo está lleno de señoras amables y de automóviles verdes, ¿cuál es entonces el factor determinante?
No es una visión, sino un olor, el conjunto de los perfumes que pueblan el aire en las cercanías del nido: si la fragancia del lilo y la del tilo se superponen por un instante, pues bien, ésa es la casa, el lugar exacto al que regresar”.
Susanna Tamaro. Escucha mi voz.

Tú eres el paisaje de olores
que reconozco
Una y otra vez
Y sé que he regresado a casa.

Que hay otros coches verdes
Y mucho alimento desmenuzado
Pero mis enzimas no quieren
Alcanzarlo
nutrirse
incrustarlo en sus entresijos
Si no encuentran tus aminoácidos
Extraños
De estridencia paralizante
En la languidez de mis plumas
Agotadas.

Sé que he regresado a casa
Cuando yo,
Que vuelo con el nido a cuestas,
Reconozco tu paisaje de olores
Y decanto mi torso
Para que reposemos juntos.


. . . . . . .Partir ou chegar
.

8 comentarios:

Liquem Nuc dijo...

Los caracoles son los únicos animales que se mueven con la casa a cuestas, por eso se arrastran.

Ramon dijo...

Todo ser que sabe lo esencial de la vida se mueve siempre con la casa a cuestas. Aunque vuele. Aunque no lleve nada. Aunque sea tan ligero como un pensamiento.
Partir ou chegar, ese es el no dilema. Cada llegada es una partida y viceversa. Gracias por tanta poesía, la que recuperas, la que creas, la que provocas en nuestros pensamientos.

MARIEL dijo...

Te leo agradecida, Susú, me emociona tu poema. Es perfecto en su contenido y en su gramática. La elección de cada palabra, que es un disparo instintivo que no falla, la cadencia, la música. Pero lo absolutamente único es que parece estar escrito con el cuerpo, con todo tu cuerpo, como si hubieras extendido el papel en el piso, te hubieras acostado sobre el papel y hubieras empezado a dar vueltas sobre vos misma, dejando en el papel tu huella corporal. Leerlo arropa los sentidos. No sé cómo explicarlo y sé que cada letra es verdadera. Mi incapacidad para traducirlo y su visceralidad es lo que me hace saber que un poema es necesario y hermoso. El Pájaro de China acaricia con sus plumas cómplices la punta de tus dedos que teclean.

Susana dijo...

Liquem, no seré yo la que no encuentre símiles de mi andar arrastrado con el del caracol. Que para eso estoy metida de lleno en este mundo que arrastra a la mayoría de sus súbditos.
Pero no es exactamente lo mismo que andar con el nido a cuestas, sentir que reconoces pero no eres el que eliges la detención de los paisajes en ti.
Aunque quizás tengas razón y sea porque tantas veces tenemos comportamiento de caracol y no de ave migratoria...

Gracias por tu comentario.

Susana dijo...

Ramon, llegar con mi mini-casita a cuestas a la puerta de tu sentir poético es una de las ocho maravillas de mi mundo. Gracias por tener siempre esa acogedora puerta tuya abierta.

Un gran abrazo.

Susana dijo...

Mariel, si tengo que pensar cómo me sentía, te "robo" tus palabras, de puntada inequívoca: escribía con el cuerpo, completo, entregado. Tú interpretas huellas de garganta, codo o cuero cabelludo. Dices que no traduces... Las plumas de China no necesitan grandes palabras, apenas sentir las sensaciones.

Abrazos de cuerpo hincándose en la arena de las sensaciones...

Liquem Nuc dijo...

Es un proverbio cubano. Se utilizó como respuesta a la metáfora del reloj de Cortázar. Euh, no había malicia, siento el tono o el malentendido... Respecto a elegir no me convence el determinismo. J.Rubia en el Fantasma de la libertad da incluso argumentos neurológicos para defenderlo, que a priori puede parecer dar más veracidad que el naturalismo decimonónico... con todo y aunque sea verdad, no me lo creo. Saludos.

Susana dijo...

Fantástico, Liquem: deja que no me crea contigo el determinismo; incluso (o sobre todo entonces) aunque sea verdad. Tratar de convencer con argumentos neurológicos me parece casi naïf, cuando conocemos apenas el extremo de la punta de un iceberg. Incluso aunque no siempre nos sea dada la oportunidad de elegir. Casi siempre somos libres de convertir en nueva puerta cualquier enfrentamiento mural. Y si científicos y deminonónicos dicen que no, con más ahínco colocaremos las bisagras!

(ningún problema con los tonos)