Immigrasons: 'Sólo se trata de vivir'

.




Con ese barómetro oscuro que tiene el blog de medir grados de polaridad, no hay más remedio que confesarse que a veces una cae de bruces en espacios que, por resumir, podría describir como algo cercano al silencio.

No es éste un silencio de aquéllos enriquecedores, como para escucharse más a uno mismo, o como para comunicarse por otras vías con una compañía cómplice.

Es más bien un silencio de no querer oírse a uno.

Un silencio como de mosca atrapada en restos de sopa.

Callar como para dejar que se le sequen antes las alas; ya sabe que recuperará sus tediosos ruidos habituales en cuanto recupere su habilidad de vuelo y de perturbación . Pero mientras… hay que callar.
Y si se habla, sobre todo no escucharse.


Un día se balbucea un sonido. Probablemente, una vocal. Un sutil aleteo de mosca.

Puede que las muecas despiadadas hacia la mancha interna, que refleja el mundo como buenamente puede, se hayan suavizado con el paso de los días.

Clarea algo. No exactamente como si se tratara de un amanecer.
Más bien es un torno parduzco de ropa negra desteñida a fuerza de detergentes.
Puede que a mí también me gaste un exceso de limpieza.

En el oscuro no hay un solo brillo, pero el tono tiende cada vez más a eso que se puso de moda hace un tiempo y que se llama algo así como marengo. (Y se parece como dos gotas de agua al color que yo siempre había llamado ceniza)
(o, como diría un amigo, color de tele apagada).
¿Habrá alguna forma mejor de contar este silencio que con una tele apagada?

Si ahora me convirtiera en teletubbie, sería color marengo, la tele de mi vientre estaría apagada y mi complemento referencial sería una mosca empapada en sopa
(intuyo que la sopa sería mala, de sobre, con verduras rígidas mal rehidratadas, pero no creo que esos detalles fueran a destacar gran cosa).

Pero he aquí que este viejo silencio de todas las veces ha sido distinto en esta ocasión. No tengo ganas de ponerme tierna. Será a fuerza de habituarme a no hacerme caso, lo de estos días. Pero es justo reconocerlo. Así que… Recupero un comentario que hice recientemente y lo multiplico por dos: es mágico leer con esta proximidad de ahora mismo... Nunca pensé que esta aventura del Cajón pudiera traerme afinidades de esta altura... Quién iba a decirme un día de esta fortuna. Las suertes están hechas de cosas extrañas a las que agarrarse. Los abrazos, las estrellas, las llagas en el costado... cuanto llega es un peldaño de tierra bien firme. Puede que nunca pueda caerse ya tan hondo teniendo tanto...


Gracias a todos los que me habéis acompañado estos días, porque vuestra mano amable me ha conducido hacia la salida. He sido hoja seca y vosotros la brisa (que eleva, que mueve, que le retira la mirada hacia el suelo). Empiezo ya a inventar nuevas esperanzas para volver a vivir.

Inventar, por ejemplo, una mañana azul que compartir al oído.
Inventar fortalezas que habiten en una como tuétanos.
Inventarse con ganas de luchar; imaginar también que no habrá necesidad de utilizarlas.
Inventar la caricia que recupera y sana, durante algo más de tiempo. Inventar que se tienen ganas de tomarla. Una caricia de cuidado intensivo. De transfusión de sueños. Inventarse grandes dosis. Redondas, para que no se les adivine el fin.

Sé (todos sabemos) que es una forma de que descanse mi pena hasta la próxima vez. Pero por más herida que se note, al cabo, sólo se trata de vivir. Acomodarse a los distintos tonos de grises mientras la vida no se traiga una paleta nueva de colores…

(por un lado, gracias −gigante, mayúsculo, de inicial de libro antiguo−; por otro, me debéis una por haberme enternecido, al final).
.

18 comentarios:

PÁJARO DE CHINA dijo...

Te leo conmovida. Te imagino. Te pienso. Canté bajito tantas veces esta canción ... (con esta Mercedes que nos está dejando, mientras le pedimos que se quede un rato, aunque sea un rato más, acá va un link con Mercedes cantando en el Rosedal por el que algún día caminaremos juntas: http://www.youtube.com/watch?v=WqXOdu2DjaE).

Parir colores, Susú, despacito y en silencio. Y los colores aparecen, se abren, se abren al final, como flores en el agua.

Te abrazo.

Jordi Pascual Morant dijo...

Deuda saldada, tú eres la que nos ha enternecido.
Admiro ese don que tienes para expresar tus estados emocionales utilizando ese lenguaje tan personal, te reconocería entre miles de escritores. Y me encantan tus metáforas. A partir de ahora miraré las moscas con ternura.
Hace tiempo que no escucho música al despertarme, esas son las costumbres que a uno le lanzan a la calle con más valentía. Gracias por recordármelo.
Un fuerte abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Me estoy haciendo daño, dándome con la cabeza contra la pared, por ser tan estúpida de no haberte encontrado antes.

Bashevis dijo...

Un fuerte abrazo Susu.

Gracias a ti.

PÁJARO DE CHINA dijo...

Conjunción astral maravillosa: María Jesus / Susú.

Es precioso, nos encontramos en las mismas casas ... las afinidades electivas, las elecciones afectivas ...

María Jesús es un tesoro, Susú. Ella hace lo que yo intento torpemente escribir y te lee desde un lugar íntimo no atravesado ni tocado por los infiernos de este mundo.

Besos de sábado (de sábado de siesta ...).

sin reglas dijo...

cuando percibo que una persona que siento cercana esta de "bajon", osea pasea por un territorio gris ceniza, ese color que suele ir acompañado de un nudo interno colocado entre las tetas y el sexo, me siento impotente.

porque yo creo en los hechos, mas que en las palabras, y aqui solo puedo dejar palabras de solidaridad, calentitas, rebosantes de colores pastel (que tanto contribuyen a la calma).

Y lo que me pide el cuerpo es poder hacer algo concreto que desatasque el desague por donde enviar la angustia al sitio que le corresponde.

¡ah! me ha gustado mucho la ternura con que nos dices que no te pondras tierna.

Ramon.Eastriver dijo...

Me acompaña esa voz maravillosa y esa canción en el fondo tan vital. Y me acompañan tus palabras sorprendentes, vitales también. No dejemos nunca de inventar. Ni de luchar.

Susana dijo...

Mariel, querido Pájaro, vi tu comentario y me metí en youtube, con Mercedes y contigo, a cantar bajito también la canción.

Cuántas veces pasa aquello de que una misma canción parece otro mundo distinto cuando se interpreta de formas distintas...

Espero que a pesar de que está ahí la gran Mercedes también te haya gustado la versión (más intimista, quizás, con menos fuerza) de Immigrasons. Este grupo nació a raíz del festival de Música Viva de Vic (qué bien que la música esté VIVA) y lo componen músicos catalanes y argentinos. Una buena simbiosis, desde mi punto de vista.

"Parir colores, Susú, despacito y en silencio". (los colores) "se abren al final, como flores en el agua". Creo que no se podía decir más bonito, Mariel. Acudiré a este comentario cuando el mundo empalidezca ante mis ojos... Siento tu abrazo y me llega al alma. Gracias, amiga.

Susana dijo...

Jordi, me impresiona lo que dices. Creo que yo no sería capaz de reconocer mis escritos entre unos cuantos! Subjetivamente, tengo la sensación de ir de lo hipersensible a lo hilarante sin solución de continuidad. Que es como vivo en realidad mi vida. Es bonito pensar que tú reconoces mi estilo... Gracias por prestar atención a esos detalles mínimos que nos definen.

Mi parte mosca revolotea feliz a tu alrededor. Besos insectívoros.

Susana dijo...

M. Jesús, qué bonito comentario! Siento que no lo merezco, pero la verdad es que me ha emocionado. Viniendo de ti es un halago mayúsculo.

Gracias por pasarte de nuevo, por tu amabilidad y por tener un blog que nos sumerge en un mundo paralelo tan hermoso!

Un abrazo

Susana dijo...

Bash, qué puedo decir!? Gracias por seguir ahí...

Tus abrazos me los quedo para el día en que aprenda a clonar...habría que repartir pedazos de Trobriand para que el mundo mejore.

Susana dijo...

Mariel, tienes razón: M. Jesús es todo un hallazgo. Las veces que me he mirado su blog... aissh, quisieras quedarte allí a vivir. Esos encuentros mágicos que 'abren los colores'.
Gracias a ambas.

Susana dijo...

Sin reglas, pues hay que decir que tú te sentirás impotente, pero tienes gestos sabios, aun en un mundo de palabras, que izan como un viento fuerte que te agarra y te hace saber que no va a dejarte caer.

Gracias por cada uno de tus encantadores gestos, por alguna entrada en tu blog que parecía hecha a medida, gracias también por seguir desbaratando las reglas allí donde sobran, que es en casi todos lados.

Ha sido bonito descubrirte. ¿Bonito? No: impactante, un regalo.

Entiendo muy bien lo que dices, y lo comparto, y cuando sabes que alguien anda mal, quisieras poder sacarlo de ahí mágicamente... bueno, pues es justo que te diga que tú casi lo has hecho.

Besos (sin ternura, faltaría más!! ;) )

Susana dijo...

Ramon, tú, que andas siempre dando en el clavo, has descrito la música de forma contundente, sintética, perfecta. Al menos, tal como me llega a mí.

Gracias por dejarte sorprender cuando abres este Cajón. Y gracias también por compartir un millón de cosas, ya fundamentales, desde tu blog y desde tu permanente amistad.

Un beso enorme!

Liquem Nuc dijo...

Joer, demasiado negro últimamente en demasiados lados. En oscuridad se medita mejor, se piensa mejor, pero se está peor y encima ninguna oscuridad es igual y aún así duelen igual.

Abrazos y deseos de fulgores.

Kanela dijo...

Jo si me has puesto tierna hasta a mi. te ha salido muy bonito y la verdad es que nunca dejas de sorprender tal como dices las cosas. yo tb creo que te reconoceria entre muchos. eres super original. Besos.

Susana dijo...

Liquem Nuc, la verdad es que sí que hay épocas en que parece que se haya torcido un planeta... O será cosa del otoño. Por mi parte, voy encendiendo unas cuantas lucecillas ya: a veces una vela raquítica, y en otras una araña de doscientas bombillas de 100 W. Eso sí, no respondo de mi ánimo cuando me llegue la factura de los días 'luminosos' ;o)

Gracias por pasarte! Un abrazo.

Susana dijo...

Kanela, qué curioso, de verdad. No sabes cómo me sorprende que me podáis reconocer. Como la originalidad (no gratuita) en la escritura me parece una gran virtud, te doy unas gracias enormes. Un abrazo.