Extraña especie la humana

.
.

Gabi me hace llegar este vídeo (gracias); sin que se alcancen los extremos, ahí están las diferencias, los desequilibrios. Nacer de un lado o de otro, incluso en un mismo medio, nos condena a que nos sobre o a vivir de las sobras. A malgastar o a que nos falte lo imprescindible.




Y esta otra muestra es para Bashevis, habitante de este Cajón, porque su rabia es la mía, y su repulsión es compartida.





Yo tiro la botella (obscenamente cara) a la piscina, e invito a la periodista a que se lance a por ella. Su humillación me divertirá. Así demuestro que soy repugnantemente rico, me salen amigos por todas partes y el medio en el que me muevo, acolchado y lleno de joyas, es la única parcela de realidad que me importa.

(Cómo me gustaría que uno de esos tipos tuviera que subsistir de pronto con, por decir algo, 900 euros al mes, y que buscaran a su alrededor esos 'amigos' y que, en lugar de tirar las botellas a la piscina, tuviera que dedicarse a limpiarla o a recoger los restos de una de esas fiestas.)


Extraña especie la humana...
.

15 comentarios:

Bashevis dijo...

Mi comentario también venia de callejeros, programa que a estas alturas creo aborrecer sin ninguna duda. Este video es un ejemplo perfecto. No sé si les deseo una dura subsistencia o algo peor, la aplicación del castigo se lo dejo a otras miles de millones de personas, que también debieran juzgarme a mí, arrasarnos a todos, y sumergirnos en la fosa común del tiempo… por desvergonzados asesinos opulentos, fuente de toda santidad.

Nos están obligando a sentir cada vez más odio. Y un sentir incomodo… ¿Y quiénes son ellos? Ellos somos nosotros.

Felipe dijo...

¿Son mundos distintos?

¿son planetas distintos?

es la desfachatez,la sinvergonzonería hecha carne sin cerebro

El 'pollo' a la carta lo había visto y me estremeció.

Lo de más abajo es insolencia y vulgaridad

Saludios

m.eugènia creus-piqué dijo...

El primer video me ha dejado bastante mal, se me ha encogido el corazón, no se lo que estamos haciendo, tiramos la comida y medio mundo está muriendo porque la necesita, es incomprensible, con el segundo video he tenido problemas, se me para casa medio segundo y no arranca, no lo he podido ver. Tu le pones un nombre muy dulce a tu post, yo le podría "Desalmada especie humana", pienso que no tenemos vergüenza. Besos.

mariajesusparadela dijo...

No tenemos vergüenza. No tenemos perdón.

Stalker dijo...

Susana:

sin comentarios, pero voy a decir una cosa. Algún día podremos con ellos, tendrán que tragarse su sangrante hipocresía y dar cuenta de las expoliaciones físicas y psíquicas. No hay que perder la confianza sino luchar activa, y pacíficamente, contra esa gentuza, o contra la parte mezquina, depredadora, de la naturaleza humana.

First we take Manhattan...

Gabi dijo...

Avui mateix la meva estimada i concienciada filla de quinze anys, em demanava que li expliqués coses respecte als diversos sistemes o règims polítics, avui m'ho has posat molt fàcil..., la resposta hi era en aquest bloc. Després, li he dit que la política és cada gest,cada acció,cada pensament..., que cadascú de nosaltres realitzem a cada cop que respirem.

PÁJARO DE CHINA dijo...

Es notable cómo la opulencia equivale a la vulgaridad. Qué vulgar y aburrida (y no solo obscena) es. Qué primaria y de primates, qué ridícula.

¿De qué se ríen los que se ríen? ¿Qué es lo que les causa gracia?

No creo que nosotros seamos así. Pero por lo que no tenemos perdón, como dice María Jesús, es por no empujar más y mejor para que ellos no sigan siéndolo.

Besos combativos, Susú.

Susana dijo...

Bashevis, comprendo muy bien tu rabia, pero creo que Callejeros es simplemente el mensajero. Prefiero que me enseñen cómo es realmente el mundo porque yo, desde mi modesta forma de vida, nunca me hubiera imaginado algo así. Y, como digo siempre, creo que las cosas hay que decirlas, evidenciarlas... si pretendemos que algún día puedan cambiar.

Nosotros, a nuestra manera, también tenemos una forma de vivir algo pomposa y desvergonzada si la comparamos con otras partes del mundo. Pero no nos engañemos: si lo que les sobra a los tira-botellas se repartiera mejor, nadie pasaría ni una sola necesidad. El odio, la vergüenza, desde mi punto de vista, hay que dirigirla a ese poder (que es un todo político-económico) que permite que eso pase.

En todo caso, compartimos la rabia, amigo. No cabe duda. Gracias por mostrarnos tu sensibilidad social. Ojalá hubiera mucha más gente como tú!

Un abrazo.

Susana dijo...

Felipe, pues casi que sí, que son planetas distintos. Como tú dices, es de una total desfachatez: yo creo que cerebro sí tienen (aunque aplicado sólo a un tipo de actividad en que el dinero determina la vida toda), lo que no tienen es un mínimo de sensibilidad, ni de vergüenza, ni de (iba a decir humanidad, pero vete tú a saber qué es más humano)...

Gracias por compartir tu perspectiva aquí! Un abrazo.

Susana dijo...

M. Eugènia, qué lástima que no hayas podido ver el segundo vídeo. A veces, si lo pones en modo de pausa, carga en búfer y después se puede ver seguido... En definitiva, es la muestra de uno de los extremos: nada que no sepamos, claro, sólo un nuevo insulto a los que aspiramos a que haya algo más de justicia en el mundo.

Tienes razón: debiera ser 'desalmada' en lugar de 'extraña'. Pasa que quiero pensar que no toda la humanidad es así. No creo que haya ni un solo animal que cuando ya está saciado no permita que sigan comiendo de su pieza los demás. Que es lo que en definitiva pasa en el segundo vídeo. Pero confío en que buena parte de las personas no reaccionarían de esa manera, y estarían dispuestas a ceder parte de su lujo o del excedente de su cuenta corriente para que por lo menos alcanzaran sus necesidades básicas los más desfavorecidos.

Evidentemente, ninguno (o apenas) va a decidir individualmente ser el "tontuelo" que cede por su cuenta para que unos cuantos solucionen su problema, debiera ser una cuestión colectiva, lo que quiere decir que debiera ser por parte de los organizadores de nuestro mundo, esos G20 que parece que sólo se ocupen de repartirse el festín entre ellos... Por eso es importante ver a quién se vota y qué va a hacer con nuestro voto.

(Son cosas sin importancia, pero "casualmente" mi hijita me acaba de dar el papel que le han dado en su instituto: la ropa que nos sobre, la que se les haya quedado pequeña o ya no usemos, la podemos llevar allí para que se haga llegar en una próxima expedición al Senegal. Sé por otros años que los más pequeños recogen material de escritorio para llevarlo a las escuelas. Es triste que cosas así dependan de iniciativas particulares, pero es bonito que haya tanta gente dispuesta a hacer un pequeño esfuerzo... es la muestra de que no toda la humanidad es tan desalmada como estos 'piezas').

Un beso, y gracias por estar aquí y compartir tu perspectiva.

Susana dijo...

M. Jesús, querida... Tienes razón: nuestra organización humana no tiene perdón. Pero cuanta más gente haya como tú (como estos comentaristas tan sensibles que tiene este Cajón) y más se haga saber que estas injusticias atroces las tenemos aquí dentro, quiero pensar que más próximos estaremos a poder cambiar la situación algún día...

Un beso enorme!

Susana dijo...

Stalker, cómo me gusta leerte con esa fantástica certidumbre. Yo también creo que es posible. Que es necesario. Ellos son muchos menos, a poco que nos juntemos, nos organicemos y decidamos...

Gracias, amigo. Es genial verte por aquí. Un abrazo confiado y parcialmente optimista.

Susana dijo...

Gabi (contesto en castellano para que los amigos de otros lados nos entiendan más fácilmente), en primer lugar, gracias por haberme mandado el primer vídeo. En segundo, felicidades por educar a tu hija con muestras así de contundentes de cómo es y no debería ser nuestra sociedad. Son nuestro futuro: confiemos en que permitan menos majaderías...

Estoy de acuerdo contigo: política la hacemos desde cada gesto, cuando saludamos al panadero, ayudamos a la viejecita o inculcamos a nuestros hijos la noción de justicia y solidaridad. Todos tendemos al individualismo y a querer estar bien nosotros y nuestro entorno más próximo, pero si ellos ven que también nos preocupa que a muchos otros les expolien sus países, les nieguen el acceso a las semillas que podrían paliar su hambre porque ya tienen copyright, que se les someta a la más cruenta de las pobrezas... Si nos vieron salir a la calle ante la inminencia de la guerra de Irak, si conseguimos cambiar ese terrorífico gobierno a fuerza de unirnos y evidenciar sus mentiras... Quién sabe, puede que ellos no quieran conformarse.

Un beso enorme. Gracias por la información y por tu presencia.

Susana dijo...

Pájaro, mi querida Mariel, poco tengo que añadir a lo que tú dices.

Es cierto que apretamos poco. Por eso es importante que nosotros, pocos, es cierto, insistamos, nos quejemos, sigamos tratando de concienciar, eduquemos en ese espíritu a las próximas generaciones (como hace Gabi con su hija o como hace esa increíble profesora, M. Jesús, colectivamente). Internet para eso es una herramienta inigualable: por mucho que se nos filtre la información o se nos atonte con chorradas varias, la red está llena de gente que quiere que no se pierda de vista esta otra cuestión. Tus besos combativos, sin ir más lejos, son una arma, una inyección de fuerza para todos los que queremos un mundo mejor. Gracias, amiga.

Gabi dijo...

Hola, Pájaro de China.

Desconozco quien eres, pero de lo que no dudo és de la generosidad de tu corazón.
En el primer video, los niños rien porque, aunque descalzos "tocan con los pies en el suelo" y son felices con lo que les llega regalado, aunque solo se trate de restos de comida; en cambio, en el segundo video, los que rien lo hacen porque, más que probablemente, cobren por ello y, aunque descalzos, no "toquen con los pies en el suelo" porque, entre otras cosas, "van hasta el culo" (perdón por la expresión) de drogas, vanidad y egoismo.

Un saludo.