Prescripción de la semana: dosis de risa

.

Necesito del humor en mi vida. Ya se sabe que a veces me cuento las cosas con algo de mofa para no acabar enfureciéndome, como tantas veces. Y creo que acostumbro a reírme de mí misma con éxito (no por la calidad pero sí por la cantidad), lo que me garantiza que no habrán de faltarme nunca los ingredientes. Lo que sí me falta de vez en cuando es la herramienta. Cada tanto me pregunto “¿dónde habré puesto el sentido del humor?”. Parece que a veces se perdiera tanto como el alambre del pan de molde. O como si uno se lo olvidara en los sitios tanto como un paraguas. ¿Por qué se inventarían el sentido del humor de quita y pon? Si es bien sabido que, si se pudiera, sería de prescripción facultativa. Si habría que llevarlo puesto como una segunda epidermis. Reír… debería ser uno de los grandes buenos propósitos de los nuevos años: un 20% más que el año anterior. Reír sana la mente, pero también activa cientos de músculos. Como deporte, lo declaro mi favorito (bueno, va, el segundo). Y no me refiero a la risa de los chistes zafios a lo ‘caca-pedo-culo-pus’, claro. Ni siquiera a la de los chistes, que a partir del tercero se me hacen indigestos.

Por eso he recibido con alegría suplementaria algunas de las últimas entradas de dos blogs muy queridos. Por un lado, María Jesús, en su encantadora
Paradela de coles, con su habitual generosidad, enlazaba a una entrada amiga con mucho humor. Por otro lado, mi querido Ramon, en su EastRiver de look renovado, me sorprendía con algunos vídeos de El Intermedio, protagonizados por el Gran(dísimo) Wyoming. ¡Qué bien sienta carcajearse en las casas amigas!

Así pues, hoy, que por haber dormido poco y mal me he levantado con síndrome de abstinencia, intento hacer lo propio, compensarlos como buenamente puedo si me leen, despertar una sonrisa en quien tenga ánimo bajo, una carcajada entre los más extrovertidos, y compartir con los habituales de El Cajón una de las piezas de humor fresco que más me han hecho reír en los últimos años. Así que, ¿echamos unas risas con Les Luthiers?



.

26 comentarios:

Antonio dijo...

Gracias por hacerme reír un jodido martes. El humor es el alimento de la sensibilidad del alma. Hemos de reirnos hasta de nosotros mismos... "Bienaventurados los que se ríen de sí mismos, porque nunca les faltarán motivos", je, je, je...
Un beso

mariajesusparadela dijo...

Claro que te leemos y claro que compartimos contigo la risa...y, que amigos de gastas, aun recuerdo aquella canción de ellos, de hace muchos años: iba la niña al mercado, muy contenta con su oveja...Ya sabes, cuando te ataque la tristeza, busca a los que tu propones y, luego, lleva una oveja al mercado...te reirás e incluso puedes llegar a sentir un placer inmenso. (El humor es algo que los políticos no nos pueden quitar). Gracias, Susú.

Kanela dijo...

A mi me encanta tu sentido del humor Susana ya lo sabes. He visto por ahi la cara del profesor de etimologia y ya me ha entrado un ataque de risa no te4 digo mas. Me encantan los luthiers y esta seleccion es genial. Esta noche la pongo en casa porque compartir las risas es lo mejor del mundo.Asi que gracias.Un abrazo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola Susana, la verdad es que mi sentido del humor es un poco extraño, me cuesta bastante reir pero con este video me he partido de risa, hacía tiempo que no lo hacía, me ha encantado visitarte, espero continuar en contacto contigo.Petonets.

brancalúa dijo...

Que gran verdad , la risa nos hace sentir mejor, nos alivia las penas y nos hace relativizar las cosas. Reirse de uno mismo es muy sano.
Yo también me enfado porque no siempre estoy con buen sentido del humor y sé que es la mejor medicina.
Me ha gustado mucho este post y procuraré tenerlo presente más a menudo...lo de la risa.
Bicos

sin reglas dijo...

no me funciona bien internet, solo el correo.
pero ni el chat ni me carga los de otros. (aqui no veo el video).
volvere cuando lo solucione.

mientras mantente riendo, quien rie sufre poco.

Jordi Pascual Morant dijo...

Al ver la foto de la cabecera me ha parecido ver una amenazante sombra que le daba un bofetón al niño que lloraba.
¿En qué estaría yo pensando?,o ¿cómo estaría yo de ánimo para entenderlo así?.

El humor que nos ofreces no podía venir si no de una correctora como tú.

Yo me partí con el de rafa-almazan que proponía paradela de coles.

gracias, Susana

Conchi dijo...

Llegué a tu blog a través del de María Jesús. Me gustó todo lo que he leído y esta entrada está genial.
Te felicito por este rincón.
Saludos.
Conchi

Susana dijo...

Antonio, cuánta razón tienes! Tenemos que reírnos (sobre todo, diría yo) de nosotros mismos. No sé si alimenta la sensibilidad del alma, pero estoy segura de que para la salud del alma es fundamental. Me alegro de haberte dado una aspirina en forma de risa este martes, pues ;o)

Gracias por pasarte! Un abrazo.

Susana dijo...

M. Jesús, querida "culpable", qué bien haberte devuelto un pedacito de risa. Aunque sea con tu recuerdo de su canción del mercado. Reír es bueno, y ver reír a los que uno aprecia creo que es aún mejor...

Un beso.

Susana dijo...

Kanela, sí que has dicho en más de una ocasión que te gustan especialmente los textos irónicos. No te voy a mentir: con el profesorcillo me acordé de ti (seguramente porque cuando hablo en términos serios de la gripe, no dices ni pío, jajajaja). Qué bueno que vayas a compartir el vídeo de Les Luthiers. Qué premio!

Gracias. Un abrazo.

Susana dijo...

M. Eugènia, gracias por pasarte por aquí! Llevaba unos días muy seria y cañera, hablando de la manipulación de la industria farmacéutica, y "tocaba" reírse un poco, aunque tampoco es mi especialidad reírme de lo 'enlatado'. Pero Les Luthiers es que todo lo pueden, verdad? Me alegro de que también te hayan tocado tu punto J (de jaja) a ti.

Estaré al tanto de tu risa y de tus llamps i trons, por supuesto!! Gracias de nuevo. Una abraçada!

Susana dijo...

Brancalúa, qué bien verte por aquí! Sobre todo con una risa en ristre! Pues sí: creo que harás bien en reñirte cuando lleves demasiado tiempo seria. Yo trato de hacerme lo mismo (y si no me riño yo, ya me riñe Kanela, jiji). Gracias por pasarte y por dejarte recordar en compañía de Les Luthiers...

Un abrazo!

Susana dijo...

Sin Reglas, por una vez que hago una entrada con algo interesante y a ti no te va internet!?? ;o) Vuelve cuando se te cure la máquina, de veras. Creo que te gustará verlos...

Un beso!

Susana dijo...

Jordi, este vídeo lo vi por primera vez hace años, de pequeñita, porque pasaron la obra entera por la televisión, y no pude dejar de reír (evidentemente, no era correctora... apenas lectora, no te digo más!). Una de las primeras cosas que hice al tener ADSL, hace unos meses, fue buscar si estaba en youtube, aunque tenía una cierta desconfianza de que me siguiera gustando. Y ahí estaba: intacto, fino, perfecto, sin que hubiera caducado una sola coma.

Con la recomendación de Paradela yo también me reí; y con los vídeos que escogió EastRiver de El Intermedio (el de los bancos es para recordar). De ahí que me diera cuenta de que agradecía profundamente haberme reído con ellos... Por eso Les Luthiers. Por eso buscar su complicidad. La vuestra. Unir nuestras risas...

Besos!!

Susana dijo...

Conchi, que llegues de la mano de M. Jesús es una excelente garantía. Me alegro de que te haya gustado lo que has visto por aquí. Yo también me he pasado por tus experiencias compartidas y he visto tanto y tan interesante, que estoy deseando poder ponerme al día. Una curiosidad: veo que en tu columna lateral hay versiones de cuentos, y yo también he hecho algún intento, en especial con la Caperucita Roja. Estoy deseando investigar tantas cosas...

Tomo nota, y busco tiempo para visitar tu casa...

Un abrazo!

sin reglas dijo...

jejejejeje

parece que este leyendo un texto lleno de mis acentos.

jejejejejeje

los vi en bcn años (muchos) ha.
son los estandartes de que el mejor humor se basa en la inteligencia y no en la zafiedad.

obligatorio verlos cuando lleguen algun bajon.

Eastriver dijo...

El sentido del humor es necesario, estoy de acuerdo. Con sentido del humor y un buen carácter uno puede atreverse a escalar el Himalaya. Además el sentido del humor es síntoma inequívoco de inteligencia. Pero también es cierto que uno a veces lo pierde. Yo creo que lo pierde porque no está atento y porque lo toma todo aparentemente demasiado en serio. Pero sabemos que no, que la mejor manera de tomar las cosas en serio es riéndonos de nosotros mismos. Te limpias, te liberas, te oxigenas... Está bien no olvidar eso para poder ser mejor en todo. Desacralicemos para ser más humildes, y por tanto más generosos. ¿De verdad te gusta la nueva lámpara de mi comedor, esa en forma de sol anaranjado? Es original, la foto de un cuadro de estos tan modeeeernos que vi en el museo de Bruselas.

Conchi dijo...

Susana, muchas gracias por tu visita y por tus cariñosas palabras. La puerta está abierta y nos encantará tenerte como compañera de aventuras compartidas.
Un abrazo
Conchi

Stalker dijo...

Hasta en tres ocasiones intenté ver a los Luthiers siendo estudiante, pero las entradas estaban siempre... exhauridas (cómo me gusta esta palabra catalana... me la llevo prendida del hocico como un hallazgo de perro entre la maleza).

Parece que han ido decayendo un tanto con el tiempo, pero han tenido épocas gloriosas.

Ahora que lo pienso, las mayores carcajadas han sido con amigos y gente querida. ¿Conoces esa sensación de que te duelen las quijadas de la risa, de que parece que la mandíbula se va a desencajar? Pues eso. Eso, y rodar por el suelo, me ha ocurrido literalmente varias ocasiones. Rodar de la risa como un condenado. Un poseso de la risa.

Salvarse en esa catarsis de hilaridad...

abrazos

PÁJARO DE CHINA dijo...

La risa es el don de los elegidos, Susú. Yo siento que es tu don. Irradiás risa, destilás risa y la empuñás como un escudo frente al desasosiego. Podés escribir sobre los temas más crueles, sobre temas domésticos, sobre libros y sobre pinturas e invariablemente hay una intensidad arrolladora y un sentido del humor agudísimo que me toma y no me suelta. Qué decirte, yo te prefiero a todos los Luthiers ... Un abrazo estrujándote.

Susana dijo...

Sin Reglas, me tomaré como un halago que encuentres un texto con tus (no) acentos. Optimista que se ha levantado hoy una (jiji).

Me alegro de que te gusten Les Luthiers, que los hayas disfrutado incluso en directo. Que creas, como yo, que es un ingrediente fundamental para salir de un ensimismamiento poco productivo. Ahí quedan... Vuelve cuando internet te lo permita, y ríe con nosotros. Me harás doblemente feliz!

Besos!

Susana dijo...

Ramon, te veo muy optimista a ti también: sentido del humor (pero de un cierto nivel) es señal de inteligencia, no? O de ese "otro" sentido del humor podemos hablar como 'gilipollez' más bien? Disculpa el improperio: me cuesta aguantar la chorrada chabacana sin más...

A tu ánimo para subir al Everest le añadiría tener buenos amigos/compañeros, que te ayuden a creer en ti. Qué te voy a contar que no sepas... Mis himalayas personales se hubieran quedado a ras de tierra sin ti en tantas ocasiones! Dices "Desacralicemos para ser más humildes, y por tanto más generosos" y sólo puedo desenfundarme todos mis sombreros. Reír como forma de generosidad, de humildad... sobre todo de uno mismo pero, con cariño, casi de cualquier cosa. Abajo con la pena!

Tu nuevo look, Ramon, para sintetizarlo, me parece de un magnífico optimismo. Creo que ese traje te sienta muy bien. Su potencia, su claridad, su destello y su optimismo te van como anillo al dedo. Es tu energía, y eso basta para que me encante...

Un beso fuerte por reír, hacerme reír y darme fuerzas para coronar los everest de la vida un míllón de veces.

Susana dijo...

Conchi, tu casita es encantadora, la participación (construcción colectiva en muchas ocasiones) que hay es genial, y tú eres una anfitriona perfecta.

Por supuesto que allí estaré. Gracias a ti por venir nuevamente...

Un abrazo entusiasta!

Susana dijo...

Stalker, qué bien que te hayas traído tu hocico animal aquí: exhaurides es una palabra hermosa, aunque su significado, aaaisssh, en tantas ocasiones supone entre una frustración y una bofetada... Sobre todo cuando se refiere a nosotros mismos. Quizás es que como tú eres inexhaurible juegas con esa palabra como mi perro con los frutos del eucalipto del parque. Luego besarlo es una delicia difícil de explicar...

Amigo animal, qué regalo tu descripción de las grandes risas amigas. Sin duda, ésas son las mejores. La del dolor de quijada, la de las agujetas del día siguiente. A veces me ha dado por observar el rato que uno permanece con una sonrisa en el rostro en función del estímulo (saludar a un conocido: 2 segundos; encontrar a un amigo cercano: 4 minutos; reír con todo el cuerpo y toda el alma con unos amigos: varios días). Seguro que entonces eres una de esas personas que me cruzo de vez en cuando sonrientes, tratando de imaginar el misterio que les eleva la comisura de los labios y que hacen que brillen con luz propia entre cientos de seres inertes apresurados. Gracias por adelantado, porque personas como tú te aseguro que en mil ocasiones me han hecho feliz un recorrido...

Un beso!

Susana dijo...

Mariel, qué te voy a decir: que gracias por mirarme con esos ojos de amiga!! Es cierto que a veces me da por ironizar sobre los temas menos apropiados, pero de ahí a lo que dices... Qué grandísimo halago: pensarte deteniendo el vuelo para sonreírte (como yo ante Les Luthiers, por ejemplo... da hasta apuro pensarlo!). Es como un gran aplauso hecho de batir de alas!

Gracias por reírte conmigo de vez en cuando, amiga. Un beso de agradecimiento gigante...