Rarezas XII: (Música sefardí II:) Yasmin Levy

.







El padre de Yasmin, Yitzhak Levy, es un reputado investigador del mundo sefardí, de su cultura, su música, su historia. Yasmin tuvo, pues, desde niña, un acceso privilegiado a la música que habría de marcarla.

Cuando canta, Yasmin tiene una voz de olas delicadas, de vaivén suave, pero alcanza notas-estados emocionales en que su voz se amplía, se fortalece y se desgarra, y lleva entonces consigo el peso de un gran amor que deshilacha los corazones o de una diáspora que aleja severamente a un pueblo de sus raíces. Dice “Bendito Dios, sálvame”, y lo mismo da cómo se llame su dios o qué idioma hable, porque lo decididamente importante es que en su desgarro no es posible desoírla.

Yasmin recoge la música sefardí, que conoce tan bien, y le concede influencias árabes, y le añade sabores flamencos. Y al oír a Yasmin todo es ya otra cosa, y sus cadencias tienen un aire que reconocemos pero que no quiere concretarse. Usa instrumentos y ritmos tan distintos que, si nuestra mente se empeña en clasificarla, va a perderse irremediablemente.

Ha ganado algunos premios, y ha grabado dúos con gente de tanta reputación en ese saco que llaman ‘world music” como Natacha Atlas o mi adorado Ibrahim Tatlises.




Espero que os guste.

.

6 comentarios:

Susana dijo...

Cosas del reinado de mi Reina: han vuelto ya todos sus amigos, y pulula por la red un mundo social de poquitos años que me tiene el ordenador casi totalmente secuestrado.

Sigo estando, pero el acceso a blogs amigos, a contestar comentarios, a actualizaciones varias, está complicado hasta que no vuelva a empezar el curso escolar.

En fin... pero por aquí ando, va todo bien, y pronto espero poder ponerme al día de cuanto escribís.

Besos!

Bashevis dijo...

El primer tema es............................................................................................................................precioso.

De momento solo he oido ese..... unas 10 veces. Con la guitarra en la mano, con el djembe en la mano, con la garganta en la mano...

SaLuz Susana. Volvere.

imaginari dijo...

Una veu autèntica, expressa el dolor d'una manera molt personal, sembla que desafini, però no, és que així és el dolor, a punt de trencar les cordes d'un instrument massa fràgil per a resistir una nota extremadament aguda.
No hi ha res de superficial en aquesta música, com tot el que tu escolleixes.

!Cuántos deberes le esperan a la republicana Susana cuando comience el curso escolar!

Ramon dijo...

Estoy dispuesto a patearme los parques de nou barris si me aseguras que canta. Maravillosa.

luka dijo...

De acuerdo en lo de las olas.

No conocia a esta mujer (en realidad ignoro muchas cosas)pero la apunto para una investigacion profunda.

Es lo bueno de revolver por esta cajon, siempre sales enriquecido.

hay reinados a los que hay que dejar espacio, estan abriendo ventanas y descubriendo el mundo.

Sabes que te esperare.

MARIEL dijo...

Lo sefardí, lo árabe, lo flamenco. Susú, tengo que volver a escuchar el disco de Natacha Atlas que rueda por casa. Cómo expulsar el dolor para exorcizarlo. Arrancárselo de la garganta para seguir cantando. Por supuesto te esperaremos. No hay duda. Gracias, otra vez, por este regalo.