Soltería (y III): 'último' recurso y preguntas ante el espejo

.

Seguimos con el ‘drama’ de la soltería involuntaria. En la primera parte ya me referí a la complicada vida social de los solteros (los que han superado las fases de acné juvenil, queda claro). En la segunda, conté mi perspectiva sobre ese extraño escaparate de solteros que son algunas páginas de Internet. Aquí me lanzo con el plan B, que no es que salga siempre mal, que unas risas entre amigos siempre están bien, pero que hay veces que…

Me refiero a las discos. Y, mira, confieso que no están hechas para mí. Lo primero, ya para empezar, es que el chumba-chumba me mata. Lo segundo, otra afrenta a la autoestima: mis amigas van peripuestísimas, con sus modelitos resultones, transparentes, marcones o alentejuelados, y yo me resisto a comprarme ropa ‘para salir’, así que o acabo formal como para ir al trabajo o hecha un trasto, como me manda el instinto en situaciones ‘normales’. Pero lo peor de lo peor es cuando te ‘arrastran’ a un local chumba-chumbero, miras alrededor y le preguntas al camarero: “perdona, ¿dónde está el sector ‘mayores de edad’?” y te mira con pinta de hasta hablar otro idioma. Tener que pasar un buen rato de la noche mirando barriguitas intactas con pearcings y pantalones de calzoncillos para abajo mientras oyes hablar de que “a ver si me saco la ESO” es demasiado para una, así que cuando me encuentro en esa tesitura empiezo a hacer un pressing lento entre los que no bailan: “¿y si nos vamos a tomar un mojito?”. Al salir, qué alivio, qué bien se respira el aire sin decibelios golpeando…

Aún hay otras cosas malas de las discos y similares: ser buena persona. Ejemplo: te ‘entra’ un chico pelma y ya no te lo despegas porque no quieres decirle “déjame en paz: no me voy a ir contigo a ningún lado, y además esta conversación sobre tu coche se me está haciendo insoportable”. A veces llegas al “¿seguro que no quieres probar suerte con aquélla de allí? ¡Mira qué mona es!”. Pero pasa lo de siempre: cuanto más difícil eres, más les molas (a no ser que tengas la capacidad de ser mala y envenenada y soltar improperios). Entonces entran a preguntar cosas ‘profundas’ a lo “¿qué te gusta de un hombre?”. En ese estado de la situación ya sí corres el riesgo de ponerte borde, incluso aunque seas buena persona y te sepa mal fastidiar al prójimo (aunque el prójimo sea pelma, de encefalograma plano y poco agraciado en los dos sentidos del término).

Así que llegas a casa a las tantas, un dineral más pobre, con los pies echando chispas por aguantar tacones tanto rato (¿por qué no pondrán más asientos en esos sitios?), con los oídos fabricando acúfenos a todo trapo y entonces, ya con el pijama y agradecida de haber regresado de ese sub-mundo en el que la gente paga por entrar, te preguntas: “¿qué diablos te gusta de un hombre?”. Y lo peor es que te acabas contestando algo parecido a lo que decían los ligones de Internet: que tenga una conversación agradable, que tenga sentido del humor y… (noooo, Diosssss, ¡se me está ocurriendo lo de “que sea amigo de sus amigos”!).

Y entonces me hice algunas preguntas:
  • llegados a este punto, ¿asumo sin más que el modelo ha cambiado?, ¿que probablemente ya no compartiré mi vida con nadie en el sentido convencional? De hecho, ¿es posible que sea lo deseable? ¿Estoy preparada para hacer el duelo de ese otro modelo de vida que culturalmente he heredado?
  • En los miedos relativos a esa 'soledad del camino', ¿influye el hecho de tener como cohabitantes una Reina y un desastrito-de-cuatro-patas (niño2)? ¿Influyen estos años de ser siempre una la que saca las castañas del fuego a ritmo de 24/7/365?
  • ¿podría llegar a querer a un hombre con quien no tuviera química sexual?

Por si acaso, yo ya tengo fecha para una sesión de tupper-sex…

.

13 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Jajajaja, que bueno,me he reido como una loca, me encanta comenzar l día leyendo estas cosas, te aseguro que es mejor que el sicólogo !
Pienso que hoy día a mí se me haría dificilísimo encontrar pareja, y no es solo por la edad.Estoy de acuerdo en todo lo que pones en el post y he disfrutado mucho con él.Petonets guapa.

Felipe dijo...

Me he reido con tu entrada,amiga Susana.

Lo más importante y lo más 'decente'es ser tú misma.
Sólo con ello llevarás más de la mitad del camino andado.
Lo otro es puro artificio

Abrazos y buen día

Bashevis dijo...

:):):):)

petonets...

mariajesusparadela dijo...

Ah, sí, sí: yo también me soluciono mis cositas todos los días de la semana, las 24 horas del día, todo el año...aunque reconozco que debe sr muy gratificante que , por ejemplo fuesen 6/ 16...y no tuvieran que venir los apóstoles del pájaro a soplarte un dedo...
Pero, solamente eso 16, un solo día a la semana, que luego se acostumbran y te acostumbran y es un rollo que ata que te mata (lo de que ata que te mata lo pongo por rimar, que es a donde llego yo en poesía)...
Cómo me haces reir, Susanona, eres un ¡krak!.(E rompeu).

Kanela dijo...

Ja ja ja me he reido mucho.Creo que tampoco llevaria bien lo de las discos a estas alturaws porque esa musica se me hace pesada a los dos minutos. Sobre lo de la quimica pienso que es importante pero sobretodo al principio, los primeros años, despues con la rutina se van perdiendo algunas emociones (a veces se echan de menos no creas)y tienes que entenderte bien pero no es tan importante tener mucha quimica. Tambien npienso nque criar niños a solas debe ser muy complicado. Como siempre, bajo las risas hay un cuestionamiento importante! Me encanta este estilo tuyo.Besos.

Jorge1270 dijo...

He leído las tres entradas de la Soltería y créeme que me ha encantado las tres, aunque la que mas me ha gustado ha sido la tercera parte, que le has dado un toque de humor buenísimo. Creo que “algunos” problemas (llámese, ejercicio, asunto, obstáculo) de la vida hay que tomárselo con humor y si es posible reírse de uno mismo, porque hay otro “tipos” de problemas (llámese preocupación, disgusto, contratiempo) que son mas desagradables desgraciadamente.
Decirte que si lo que buscas es tu “príncipe azul”, estará donde menos te lo esperes, acuérdate de cuando pierde las llaves, buscas aquí, allí, y en el otro lado, pero al final las encuentra donde nunca hubieras imaginado.
Decir a Kanela que no estoy totalmente deacuerdo con ella, pienso que la química es importantísima, mientras mas mejor, la química es como la mecha de una pareja, es cierto que cuando pasan varios años, esas emociones a que tu te refieres, se apagan un poco, pero realmente el deber de una pareja que quiere seguir estando juntos, es seguir manteniendo la mecha encendida. Con el tiempo vamos aprendiendo mas y mejor de la forma de hacer que la química sobreviva en la pareja, con simples hechos como dejar en la puerta del frigo un papelito escrito (te quiero) o en la servilleta que le pones en el desayuno dibujar un pequeño corazoncito, en fin, hay muchísimas formas de hacerlo y cada uno tenemos que poner de nuestra parte, como TODO EN LA VIDA, ¿o no?

Susana un abrazo corazón

Jordi Pascual Morant dijo...

Nunca he ido a una disco, bueno una vez en la mili. Tuve más que suficiente, aunque ya me lo imaginaba.

Tu entrada, divertida y graciosa, me ha hecho reflexionar -mérito tuyo-, en cómo deben llegar los hombres a su casa después de las calabazas que reciben de sus intentos de conquista frustrados.

Seguramente no te dan ninguna pena, pues eso se merecen, pero me imagino a ambos, en tu caso 10 o más hombres por cada una como tú, llegando a vuestras casas cuestionando las propias inclinaciones sexuales, ¿será más fácil buscar compañía del mismo sexo?.

A los hombres, ¿qué les queda sino el fútbol, la borrachera, los coches, o en el peor de los casos la agresividad contenida si no les da para un polvete de pago?.

Quizá hayan estadísticas que indiquen en qué situaciones se dan más posibilidades de encontrar pareja. Te lo dejo para que lo investigues, que a tí se te dan éstas cosas.

De momento te recomiendo ir a inauguraciones de exposiciones, aunque ya no se hacen vernissages con canapes el vino aún tiene presencia destacada, que acompañado de unas chips, unas aceitunas y unas almendras, pueden animar conversaciones interesantes y ser el preámbulo de alguna conquista más relajada y enriquecedora y si es con el artista incluso te puede hacer un retrato, desnuda, claro.

un beso de soltero.

Ciberculturalia dijo...

Querida Susana, tu fuerza eres tu. Y lo de la soledad del camino no es una característica tuya, es de todos los seres humanos. Otra cosa bien distinta es las mulatas que vamos buscando para que se nos haga más fácil el paseo. Esto pasa viviendo sola y viviendo en compañía.
Sigue con tu vida y eso si encuentra "situaciones sueltas" para solazarte... lo mismo mientras, te llega ese príncipe azul que te gustaría.
Un beso y sobre todo, sonríe, sonríe y sonríe

Eastriver dijo...

La sesión de tupper sex la haces igual, que siempre puede venirte bien. Pero en general, a parte de coincidir en el tema de salir y encontrarte niños, yo pienso que uno no debe nunca ponerle demasiadas normas al tema de la pareja. Será difícil, porque siempre es difícil ir contracorriente. Pero encontrar una pareja no significa necesariamente que sea como eran antes, tipo matrimonio y eso. La pareja no debe implicar convivencia necesariamente. Es sabio saber dónde tropezamos cuando estamos con alguien: se trata de evitar pasar por donde nos caímos la otra vez. Y mira, los demás que digan. ¿Que la de uno no es una relación tan ortodoxa como la de la vecina? Mejor para ti, ¿para qué caer en los errores de la vecina?.

Stalker dijo...

Querida Susana:

aparte de tu gran sentido del humor, que celebro, me despierta ternura la descripción de esas visitas a las discos, etc. ¿Puedes creer que nunca fui a una de ellas? Ni siquiera a los 15 años: las aborrecía ya entonces. Estar en un lugar lleno de humo, con música espantosa y personas que sólo dicen sandeces me parecía muy poco estimulante en aquella época (ahora soy más flexible, pero a los 15 o 16 era imperativamente dogmático).

Como digo, me despierta ternura imaginarte en ese ambiente, al que no creo que hayas "pertenecido" nunca.

Gracias por tu sentido del humor,

abrazos

Antonio dijo...

Querida Susana, me ha encantado tu entrada, dinámica, divertida, crítica, con sentido del humor... una joya. Claro, ahora te jodes y tienes que apechugar con que nos enamoremos de ti, pues encantos no te faltan. Debes ser una amiga cojonuda. No te falta inteligencia y pedagogía para explicar las cosas. Yo, a mis 58, acabo de darme un garbeo por esos antros y me doy cuenta que andaría como un elefante en una cacharrería, a pesar de haberme encontrado a gusto en estos lugares, en plan amigote con mi gente. Extraño submundo el que describes, digno de visitar para aprender psicología social.
Un beso y te comprendo...

emeygriega dijo...

Además de reírme mucho he pensado yo tambien y aproximo algunas hipótesis:

- reinas y princesitas han hecho daño enorme en nuestra psique. Deberían abolirse los disfraces para las niñas, pues crecen- crecimos- en la ilusión de que un Borbón vendría al galope en nuestra busca.
Por suerte nada de eso ha pasado, pero..tampoco es cuestión de besar sapos.

- las discos no son lugares para encontrar un hombre como la gente, salvo que tengas hasta 22 años, no más.

- Los intelectuales gays hace rato trabajan la hipótesis de un mundo de gente single...y se les está comprobando bastante.

- creo firmemente en que el feminismo bien entendido es el de las abuelas, no el de las malas lectoras de Simone.

- Las revistas femeninas y la sexualidad como materia de debate televisivo le han quemado el coco a esta generación que busca un punto G del que debríamos enterarnos solitas y nos hace copiar folklores masculinos que no nos son orgánicos.

Por todo ésto, apúntame en tu reunión de tupper sex. Voy con mis diez amigas de todos los estados civiles.(que las casadas tienen sus asuntillos tambien).

Liquem Nuc dijo...

Re-curso: volver a cursar.
Segunda acepción de cursar: "Estudiar una materia, asistiendo a las explicaciones del profesor en cualquier establecimiento de enseñanza."

¿Seguro qué es lo último y qué se puede hacer delante del espejo?